Sin duda que el equipo Imprenta Montoya obtuvo un buen resultado el domingo pasado al empatar a dos goles con el potente equipo West Ham F.C. en lo que fue su juego número 11 del torneo que organiza la Liga de Futbol Aguascalientes. Estos equipos participan en la categoría Especial A y quien hasta ahora ha ido marcando la pauta en la tabla general de clasificación es el West Ham que con este empate se mantuvo en el segundo lugar con 23 puntos, tan sólo un punto abajo del líder Real Mandil.
El juego del domingo anterior entre estos equipos fue de una movilidad tremenda pues los muchachos de Javier Montoya salieron a darlo todo con tal de obtener un buen resultado a pesar de que se enfrentaba a un rival muy difícil que ha mostrado un buen juego de conjunto.
El primer gol cayó al minuto 22 y fue para el Imprenta Montoya por mediación de Óscar Montoya, delegado del equipo, que aprovechó un balón que venía por lo alto para rematar de cabeza perfectamente a la horquilla de la portería defendida por Sergio Prieto. Los del West Ham sintieron el arponazo y de inmediato se fueron al ataque logrando empatar al minuto 31 cuando Jesús Alonso disparó casi sin ángulo de tiro logrando horadar la portería de Jesús Medina. Era el empate a un gol.
A partir de ahí las jugadas subieron de intensidad, pues los dos cuadros traían con qué lograr el triunfo y fue hasta el minuto 61 cuando de nueva cuenta se movió el marcador, pues Víctor Perales logró burlar a la zaga contraria y anotar el segundo gol para el equipo Imprenta Montoya.
Los del West Ham se miraban sorprendidos ya que los impresores les habían salido respondones y ya les estaban ganando el partido, fue así que gracias a una jugada individual de Miguel Mendoza lograron empatar el juego al minuto 74 cuando este jugador trianguló perfectamente un balón con su compañero Alan Prieto que le devolvió a la perfección el balón para dejarlo en posibilidades de anotar el gol del empate.
Sin duda un buen juego que dejó satisfechos tanto a los jugadores como a los asistentes. Librado Jiménez fue el árbitro y la libró muy bien, no teniendo problemas para cumplir su encomienda.