“Weinstein, mi monstruo”

Staff
Agencia Reforma

CDMX.-Salma Hayek denunció que Harvey Weinstein también la acosó.
La actriz mexicana rompió el silencio a través de una columna publicada este miércoles en The New York Times, en la que narró que los episodios de acoso fueron durante la producción de Frida, con Miramax, empresa de Weinstein.
“Él me dijo sí y yo sabía que era mi turno de decir no. No a abrirle la puerta a todas las horas de la noche, hotel tras hotel, locación tras locación, donde quiera que él se apareciera inesperadamente, incluyendo una locación donde yo estaba haciendo una película en la que él no estaba relacionado.
“No a tomar una ducha con él. No a dejarlo verme mientras me tomaba una ducha. No a dejarlo darme un masaje. No a dejar que un amigo desnudo me diera un masaje. No a dejarlo darme sexo oral. No a desnudarme con otra mujer. No, no, no”, relató la veracruzana, de 51 años.
Las cosas escalaron cuando, tras muchas negativas, Harvey Weinstein amenazó con matarla.
“El nivel de sus tácticas de persuasión fue de hablarme dulcemente hasta en una ocasión a la que, en un ataque de furia, dijo las terribles palabras: ‘Te mataré, no pienses que no puedo'”, narró.
Hayek detalló que luego de eso Harvey cesó el acoso, pero que al iniciar la grabación de Frida le puso múltiples trabas para seguir con el proyecto, las cuales tuvo que resolver la actriz pidiendo favores, como reescribir el guion, a sus amigos.
Weinstein se dijo entonces preocupado porque la intérprete no se veía sexy en la película, y la obligó a hacer una escena de sexo con otra mujer, señaló Hayek.
“Él me ofreció una opción más para continuar. Me dejaría terminar la cinta si aceptaba hacer una escena de sexo con otra mujer. Y él pedía desnudez total de la parte frontal.
“Él estaba constantemente pidiendo más piel, más sexo. Una vez antes, Julie Taymor lo convenció de que se conformara con un beso al final de la escena de tango, en lugar de una escena de hacer el amor, que él quería que rodáramos entre el personaje Tina Modotti, interpretado por Ashley Judd, y Frida”, explicó al rotativo estadounidense.
Salma hizo, con dificultades, la escena. El filme se concluyó y más tarde ganó dos premios Óscar. Hayek no volvió a trabajar para Miramax.
“Años después, cuando lo vi en un evento, él me llevó a un lado y me dijo que había dejado de fumar y que había tenido un ataque al corazón. Me dijo que se enamoró y que se casó con Georgina Chapman, y que era un hombre cambiado. Finalmente me dijo: ‘Hiciste bien con Frida; hicimos una bella película’.
“Yo le creí. Harvey nunca supo cuánto significaron esas palabras para mí. Él tampoco supo cuánto me hirió. Nunca le mostré a Harvey lo asustada que estaba de él. Cuando lo miro socialmente, le sonrío y trato de recordar las buenas cosas sobre él, diciéndome que fui a una guerra y que yo gané”.

¡Participa con tu opinión!