Leticia Acuña Medina

Pese al acuerdo al que llegaron el Comité Estudiantil de la Normal de Cañada Honda con las autoridades educativas (IEA), a fin de acabar con las “novatadas” que se dan en la semana de inducción de cada inicio académico, siguen las vejaciones y las más perjudicadas son “las pelonas”, como son identificadas las alumnas de nuevo ingreso.
Padres de familia y estudiantes se quejaron de las humillaciones que padecen las alumnas no solamente al inicio del ciclo escolar, sino durante el año, virtud a que alumnas de semestres posteriores son las que deciden los castigos que deben imponerse a quienes a su juicio se portan mal, o no obedecen sus exigencias.
Relataron el calvario que viven “las pelonas” (no las rapan, así les dicen, ya que años atrás, sí las pelaban). Las hacen que se revuelquen en el lodo o en aguas pestilentes; las obligan a correr kilómetros sin parar, les echan cubetazos de agua fría, y les golpean el barandal de las camas para no dejarlas dormir por la noche.
Además, las hacen cargar un locker simulando que se trata del féretro de Jesús Sierra Méndez, por lo que deben hacerla de plañideras.
“Las pelonas” deben bailar, cantar y hacer demás ridiculeces para que hagan reír al público, y en ocasiones también hay alumnos de otras normales.
El titular del IEA, Raúl Silva Perezchica, destacó que el acuerdo con el comité estudiantil, fue que no se atentaría contra la dignidad de las alumnas, y no solamente por el convenio signado, sino porque deben respetarse tratados nacionales e internacionales en ese sentido.
Dijo desconocer si este año hubo novatadas y si hay castigos posteriores; y dejó en claro que el Instituto no puede intervenir, sin denuncias formales.
Reconoció que hay quienes por miedo o por temor a represalias, guardan silencio, pero sin quejas formales la institución no puede intervenir.
De constatarse la agresión de una alumna a otra, se da de baja y procede el cese del maestro, por omisión, es decir, que si se dan cuenta de la problemática, calle.

¡Participa con tu opinión!