Seguramente que Usted, amable lector o lectora, estará de acuerdo en que hay muchas maneras de responder a una exigencia social y una de ellas – tratándose de un problema punzante – es crear una comisión particular que se encargue de dar respuesta, misma que por lo general no es la que esperan los quejosos.

Así ha sido por décadas, como una salida rápida para reducir la exasperación que genera un hecho. De esto hay casos emblemáticos en México, entre ellos están las comisiones especiales formadas para investigar el asesinato del presidente Álvaro Obregón (17 de julio de 1928) y del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio (23 de marzo de 1994), que no arrojaron un resultado convincente, por lo que dejaron la sensación que más bien se buscaba encubrir a los responsables intelectuales, que en todo caso era el objetivo de las supuestas pesquisas.

De la misma forma se da salida a los asuntos domésticos que son una papa caliente, como las famosas “mesas de negociación”, con las que se pretende encontrar una solución pero que muchas veces sólo han servido para darle largas al asunto en espera de cansar a los demandantes, o que se conformen con lo que les ofrecen que es menos de lo que honestamente les corresponde.

Para el asunto del Cecytea (Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Aguascalientes) se ha tenido un centro de operación, en el que las autoridades y los trabajadores plantean las exigencias y propuestas que hay, principalmente en materia laboral y económica, con la promesa de la parte patronal que habrá respuestas a cada una de ellas.

El dirigente de la Sección Uno del SNTE, Mario Armando Valdez Herrera, afirmó que este espacio de diálogo se organizó desde hace varias semanas pero dejó de operar, por lo que es urgente que se reinstale “para de esta manera lograr un documento que les acredite la basificación y su incorporación a la seguridad social de los 400 trabajadores del Cecytea, tal como ha sucedido con los compañeros del Conalep”.

Reconoció que la mitad de los empleados están afiliados al SNTE, sin embargo es algo que no ha acreditado seguridad en el trabajo y es hasta ahora en que emergió la inconformidad y hubo un paro de labores cuando el líder sindical se acordó de ellos, asegurando que “se ha estado luchando para que accedan a sus derechos laborales junto con el resto, y se les deje de presionar con el despido injustificado”.

A confesión de parte relevo de pruebas, aceptan en los tribunales, por lo que Valdez Herrera reconoce que los despidos injustificados y amenazas a los trabajadores “ha estado sucediendo en los últimos meses y que esto no se puede permitir”, sin embargo si tiene tiempo de suceder ¿porqué la representación sindical no había procedido en su defensa?, entró en acción hasta que estalló el conflicto y como una forma de evitar que fuera a contaminar a otros escuelas.

Aunque legalmente “el SNTE es el único facultado para llevar las negociaciones con el gobierno del estado, porque es el responsable de tutelar los derechos de los trabajadores de la educación”, tal como declaró el dirigente, ellos han tenido que actuar por su cuenta y en ocasiones asesorados por personas que no pertenecen a la directiva sindical, como única salida de hacerse escuchar.

Es indudable que el Cecytea depende de la Federación, por lo que es ésta la que debe resolver la cuestión de los salarios y terminar con la etapa de terror laboral que se vive en los planteles, pero es obligación de las autoridades locales y del SNTE velar porque las actividades se lleven a cabo normalmente y en su momento hacer los trámites para darle continuidad a las tareas, con lo que se evitará la suspensión de clases, que inevitablemente afecta el proceso formativo de los jóvenes pero es un derecho constitucional que tienen los trabajadores.

Más que mesas de negociaciones se requiere estar al día de todo lo que abarca el sistema educativo público, con lo que se evitará que se llegue a los extremos.

SÓLO POR ESCRITO

Los defensores del medio ambiente insisten que se organicen foros para que la sociedad de Aguascalientes exponga sus puntos de vista en relación con el Bosque de Cobos, que como se ha informado ampliamente se encuentra amenazado de ser destruido para en su lugar crear un complejo habitacional.

En respuesta, el delegado de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Gilberto Gutiérrez, les pidió que sus observaciones las hagan por escrito, que “se revisarán y se hará lo que marca la ley, si la ley no permite el proyecto (inmobiliario) no se va a autorizar”, afirmó.

Sostuvo que es un tema que no está en sus manos ya que como delegación siguen procedimientos que la ley dispone, no obstante, sí puede (y debe) escuchar de viva voz los planteamientos que tienen los quejosos y llevar a cabo una investigación que anexe al expediente, en la que considere los puntos de vista de cada quien.

A lo único que ha accedido es que pudiera haber una reunión pública, que fue solicitada por los denunciantes, pero esta posibilidad está  pendiente de lo que definan en las oficinas centrales, lo cual infiere que la delegación estatal sirve únicamente como “oficialía de partes”.

Dejar que desde las oficinas centrales tengan la última palabra es cómodo, porque así se lava las manos, pero como responsable de la representación no es sólo para recibir escritos sino de ser un garante de los derechos que le asiste a los ciudadanos, trátese de los desarrolladores de vivienda o de los ambientalistas, en este caso.

Aunque no está dicha la última palabra se percibe que va a pasar lo mismo que con los casi 400 árboles que se derribaron en el nuevo balneario Ojocaliente para construir una tienda departamental, que desde la capital del país dieron la autorización para la desaparición de esas especies.

Es difícil de entender, que por una parte las autoridades de los tres niveles de gobierno encabecen campañas de forestación y reforestación y que se lleve a niños y jóvenes para que sean ellos los encargados de plantar los arbolitos, como parte de su educación a favor de la naturaleza, y al mismo tiempo esas mismas autoridades aprueban la devastación de los espacios arbóreos, justamente cuando están en etapa de crecimiento o adultez, con lo que se elimina de las principales fuentes de oxígeno.

QUE LO SEPA TODO MÉXICO

Para que no quede ninguna duda sobre el tejemaneje que se traen en el partido Morena, el lunes pasado se publicó en la columna Kiosko, de El Universal, que “el líder de Morena en Aguascalientes Aldo Ruiz Sánchez asegura que no se irá del partido, pese al fallo del Tribunal Electoral del Estado para que se le inicie un proceso de destitución por haber violentado los derechos políticos de la ex secretaria de Finanzas de este instituto político, Claudia González Ruvalcaba, al quitarla del cargo y por no entregar un informe económico de las arcas morenistas. Así, nos dicen, don Aldo alista la impugnación de dicha resolución y dejar claro que en Morena, los magistrados no ponen ni quitan dirigentes”. Habrá que ver en qué termina ese episodio, en el que está de por medio la credibilidad jurídica del Tribunal y la rebeldía del mandamás, que en pleno proceso electoral tiene que dedicarle tiempo y esfuerzo a defender su propia posición.