Minutos de angustia pasó una familia originaria del municipio de Calvillo, al ser víctima de una extorsión telefónica donde se les solicitaba el pago de 10 mil pesos para que dejaran en libertad a su hija, quien supuestamente se encontraba privada de su libertad.
Ante el agente del Ministerio Público de aquel municipio, se presentó una madre de familia para denunciar que una persona de sexo masculino los había amenazado a ella y a su esposo diciéndoles que tenía a su hija privada de su libertad, por lo que les exigían el pago del rescate para no hacerle daño.
Fue así como de manera inmediata los agentes de Investigación del Grupo Calvillo comenzaron la búsqueda de la víctima en diferentes lugares, siendo al exterior de una tienda de conveniencia donde localizaron al padre de la joven, quien recibía indicaciones vía telefónica para que hiciera el depósito de la cantidad requerida.
Tras lo anterior, los policías evitaron que el padre de la víctima llevara a cabo el depósito, toda vez que le explicaron que se trataba de una extorsión telefónica; posteriormente los elementos solicitaron más datos al progenitor de la joven para su localización, logrando localizar a la joven al interior de una institución educativa.