Agentes de la Policía Preventiva de Aguascalientes frustraron una extorsión telefónica de la que estaba siendo víctima una familia, evitándose así el pago de 150 mil pesos que estaban exigiendo los delincuentes.
Los hechos se registraron el domingo por la mañana, cuando en el C4 Municipal se recibió un reporte en el sentido de que una familia estaba siendo víctima de una extorsión telefónica.
Los papás de un joven de 23 años, reportaron que su hijo, un estudiante universitario, no había podido ser localizado tras salir de su domicilio ubicado en la Zona Centro.
Simultáneamente, estaban recibiendo llamadas telefónicas desde el número 331 856 8611, donde les informaban que lo tenían secuestrado y que para liberarlo tenían que depositar la cantidad de 150 mil pesos.
La angustia del papá y la mamá se incrementó cuando no podían hacer contacto con su hijo a pesar de que intentaban comunicarse a su teléfono celular.
Ante la sospecha de que se trataba de una extorsión telefónica, se implementó un operativo de búsqueda en hoteles, moteles, centros comerciales, plazas públicas, parques y centros de entretenimiento.
Fue así como más tarde ubicaron al joven cuando deambulaba por el Blvd. San Marcos, a la altura de la Isla San Marcos.
Cabe destacar que este joven también recibió una llamada a su celular, donde le advertían que tenía que tener apagado su aparato telefónico hasta las 7 de la noche, ya que de lo contrario iban a matar a sus papás.