Viven abuelo y nieto momentos de terror

Elementos del Grupo de Operaciones Especiales realizaban sus labores de vigilancia cuando el conductor de un vehículo de alquiler les hizo señas para que se detuvieran, explicándoles que había recibido una llamada de su nieto. En ella, el menor informaba a su abuelo que dos personas se encontraban dentro de su casa, sustrayendo objetos e introduciéndolos en el carro en el que habían arribado al exterior del domicilio.
Del mismo modo, el asustado menor le advirtió a su abuelo que los invasores estaban por entrar a la habitación en la que él se encontraba escondido. En el acto, los uniformados y el taxista se movilizaron al domicilio ubicado en el fraccionamiento Villas de las Norias.
Al arribar, notaron un auto color gris estacionado afuera del inmueble. El sujeto a bordo del coche notó la presencia de las autoridades y arrancó el motor para darse a la fuga. Al escuchar los comandos de voz de la patrulla, un segundo individuo salió de la casa e intentó huir a pie, pero fue capturado metros más adelante.
El menor fue puesto a salvo y los sospechosos no lograron ingresar al cuarto en el que se resguardaba. Posteriormente, los uniformados montaron un operativo con el objetivo de capturar a quien conducía el automóvil. Desafortunadamente éste no fue localizado, pero sí el vehículo que abandonó en el cruce de las calles Noria Grande y Noria Centenaria. Al interior del mismo se pudo encontrar todos los objetos que habían sustraído.
Por su parte, a quien sí detuvieron dijo llamarse José Magdaleno, de 51 años de edad, fue puesto a disposición del agente del Ministerio Público del fuero común para la determinación de su situación conforme a las investigaciones correspondientes.