LOS ÁNGELES.- “Actuar debe ser siempre catártico para cualquier artista, si no lo es, no es real”, advierte Viola Davis.
“Actuar debe costarte algo, ponerte en la línea de fuego, sacudirte, perderte y lograr que enfrentes cosas que no imaginaste de ti mismo, porque de esta manera te sientes más viva, con una conciencia mayor de quién eres y dónde estás parada”.
Enfundada en un vestido negro y con un estilismo propio de una alfombra roja, los piropos a su paso no se hacen esperar al dirigirse a la sala de entrevista.
“Muchas actrices lo hacen por esto, ¿sabes?, por el maquillaje y el peinado, otras más por el dinero, pero habemos quienes lo hacemos por razones más profundas”, recalca la actriz de 52 años, tras agradecer los cumplidos.
“Los pies siempre deben estar en la tierra y eso es lo que me gusta de trabajar con Shonda Rhimes en una serie como “How to Get Away with Murder” (“Lecciones del Crimen”), que me ofrece la posibilidad de hacer tantas cosas sin perder el sentido”.
De las más gratificantes, enumera, ha sido el poder extender su carrera al cine, donde ha encarnado a Rose Maxson de August Wilson (en “Fences”), que le mereció este año un Oscar, Globo de Oro y Emmy; también se ha apropiado de figuras como la activista Harriet Tubman y Susie Brown, la madre del cantante afroamericano James Brown.
Todo esto ha elevado su estatus y la posibilidad, a decir de ella, de ir y venir a su alter ego la profesora Annalise Keating (una abogada que a través de modos cuestionables hace valer la justicia), desde distintas perspectivas, que le permiten evadir los clichés de género.
“Siempre las mujeres estamos peleando por la percepción que tiene el mundo sobre nosotras, qué queremos mostrar y quiénes somos en realidad. Esto representa siempre una travesía, y con Annalise puedo explorar todos los matices de la complejidad con gran libertad”, expresa al tiempo que se encorva un poco para enfatizar su postura contra la estigmatización de género en el entretenimiento. Entonces modula la voz y habla en tono de confesión.
“El arte no siempre refleja la realidad, por eso me encanta un personaje como Annalise, porque es honesto y sacude a la audiencia. Eso quiero lograr con el arte que hago: transformar e informar”.
El año pasado tomó las riendas de la producción de esa serie, junto con Rhimes, gracias a que desde 2015 ha asumido con mayor fuerza su presencia detrás de cámaras. Pronto estrenará “American Koko” (2017) y “Girls Like Us” (2018).
Por lo pronto, la cuarta temporada de “How to Get…” llega esta noche, a las 22:00 horas, a Canal Sony.

Personaje con eco
Interpretar en “How to Get…” a una mujer que ha sido abusada sexualmente le produce a Davis gran una responsabilidad, debido al mensaje que transmite en la historia y señala que es a partir de la vulnerabilidad de ésta que logra un impacto.
“Una de cada cinco mujeres en este país (EU) sufren de abusos sexuales y ni siquiera sabemos quiénes son. Muchas ni siquiera lo admitirán. Irán a la tumba con eso. Y en el camino sufrirán problemas bipolares, dismórficos, enfermedades mentales, adicciones, por ello Annalise me sirve para encauzar este tipo de problemáticas con una intención que provoque que quienes atraviesan esto se puedan liberar”.
(Xulio Guillén/Agencia Reforma)

ASÍ LO DIJO
“ME GUSTA ACTUAR, PERO NO ES MI VIDA, ME GUSTA TENER UNA VIDA”.
Viola Davis, actriz.