Con la reforma energética también habrá apertura en el sector eléctrico, lo cual implicará una competencia directa para la Comisión Federal de Electricidad en cuanto a la prestación del servicio, por lo que deberá mejorar sus esquemas si quiere seguir siendo competitiva, destacó el presidente de la Federación de Colegios de Ingenieros Mecánicos y Electricistas de la República Mexicana, Arturo Romero Joachin.

El especialista comentó a El Heraldo que tal y como ocurre con las gasolinas, el sector de electricidad también tendrá varias empresas que oferten el servicio de manera paulatina y ya no se concentrará todo en la actual CFE, por lo cual dijo que la paraestatal tendrá que activarse, incluyendo los propios trabajadores, para impedir que las nuevas compañías les quiten mercado.

“Ante la entrada de la competencia, la CFE se está preocupando más por agilizar trámites, que por ser más eficientes porque ya va a haber competencia. En el momento en que vengan compañías que den el servicio más rápido que CFE, la paraestatal se tendrá que poner las pilas, pues de lo contrario va a permitir que le coman el mercado”.

Entrevistado en el marco de la toma de protesta de Eduardo Llamas Esparza como nuevo presidente del XIV Consejo Directivo del Colegio de Ingenieros Mecánicos y Electricistas del Estado de Aguascalientes, Romero Joachin estableció que en la actualidad hay peritos electricistas extranjeros que ven la apertura necesaria en México desde hace muchos años y ellos podrían ocupar los puestos, si los mexicanos permanecen pasivos.

“Todo esto crea retos y los debemos de asumir; podemos decir que nos vinieron a quitar, pero no, tú permitiste que te quitaran. No hay que verlo con un sentido nacionalista o satanizarlo, hay que verlo de manera práctica, la reforma energética tendrá detalles que corregir, cuestiones que todavía no se definen pero todo puede ser perfectible”.

Finalmente, Romero Joachin dijo que como profesionales del área eléctrica, tienen un reto y una gran oportunidad a nivel nacional con esta reforma, la cual ha abierto parámetros que deben vigilar en cuanto a la introducción de nuevas formas de generación de energía, lo que hace que se requieran peritos, inspectores y profesionales que revisen y den fe de que todo se haga como marcan las normas.