Tonatiúh Rubín
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Curas falsas del coronavirus (COVID-19) que contienen cuerno de rinoceronte comenzaron a comercializarse en China, advirtió la Agencia de Investigación Ambiental (EIA, por sus siglas en inglés) del Reino Unido.

Traficantes de China y Laos han publicado ofertas de una medicina tradicional china llamada «Angong Niuhuang Wan» en sus cuentas de WeChat, un servicio de mensajería donde realizan publicidad de sus productos.

Según un documento emitido por la Comisión Nacional de Salud de China el 22 de enero, este producto está recomendado para tratar el coronavirus.

Esta medicina se vende en forma de esferas elaboradas con una combinación de ingredientes minerales, herbales y animales para reducir la fiebre.

El producto de manera explícita apunta que fue elaborado con cuerno de rinoceronte y ciervos almizcleros en Corea del Norte.

Aunque este artículo se oferta para curar el coronavirus, no existe evidencia científica que respalde el valor medicinal del cuerno de rinoceronte en la cura de virus o enfermedades, aseguró la organización Save The Rhino.

Peter Borchert, editor en jefe de Rhino Review, alertó que es posible que la comercialización de cuernos continúe.

«Cuernos de rinoceronte y otros productos de vida silvestre ya se están promocionando como curas falsas para el COVID-19. Y podemos asegurar que esto persistirá», escribió en un newsletter.

A nivel mundial, cuatro de las cinco especies de rinoceronte que existen se encuentran en alguna categoría de amenaza, de acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

El comercio internacional de productos de rinoceronte está prohibido por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés).

Save The Rhino también argumentó que es poco probable que el origen del coronavirus sea el cuerno de rinoceronte, como se ha especulado en redes sociales.

«El cuerno de rinoceronte está hecho con células de queratina muerta, similar al cabello y uñas humanas. Un virus no sería capaz de sobrevivir en ese ambiente y, por lo tanto, no podría propagarse al entrar en contacto con cuerno de rinoceronte», afirmó CeCe Sieffert, directora ejecutiva interina de la organización.