Katia Diéguez
Agencia Reforma

Guadalajara, México.- La campaña publicitaria de la compañía Hershey’s fue mal empleada y no supo llegar a su público meta, lo que los llevó a cancelarla.
Así opinó José Sánchez, experto en Mercadotecnia y Negocios de la Universidad de Guadalajara, quien diagnosticó que el primer problema fueron los comentarios negativos que generaron una especie de bola de nieve y se replicaron.
“La compañía está con el pueblo, por ahí iba el mensaje. Y hay muchas maneras de hacerlo, pero les falló que el público meta no lo aceptó”, explicó Sánchez, jefe del departamento de Mercadotecnia y Negocios Internacionales del CUCEA.
Este lunes, MURAL publicó sobre la campaña chocolatera en la que contrataron a usuarios de redes sociales, o “influencers” para promover el mensaje #Hacerelbiensabebien donde mostraban una foto de una buena acción junto con la golosina.
Las imágenes fueron criticadas porque algunos posaron con migrantes o empleados, y los calificaron de racistas y clasistas.
“Quizá uno de los errores estratégicos de concepto es que en lugar de haber estado vestidos de lujo pues hombre, por lo menos contratar a otro tipo de influencers con más humildad, más sencillos”, opinó el experto y aclaró que este tipo de publicidad, con usuarios de redes, ha sido muy exitosa, al igual que cuando un artista promociona una marca o producto.
Y es que, la campaña parecía buena, sin embargo, a pesar de tener una estrategia de publicidad, marketing y promoción, no logró cautivar al público meta ni responder las críticas.
La empresa VoxFeed fue la encargada de conseguir a los influencers en Jalisco, aunque según uno de ellos, Hershey’s fue quien aprobó el contenido.
“Lamentablemente los primeros comentarios fueron negativos hacia Hershey’s y ya no encontraron ninguna estrategia para poder contrarrestarlos, desgraciadamente muchos millenials se van por lo primero que dicen y lo consideran como una verdad”, comentó Sánchez.
Por lo pronto, agregó que la mejor reacción fue haber cancelado la campaña, ofrecer una disculpa y esperar que el tema se calme para presentar una nueva estrategia.