Para la iniciativa privada en Aguascalientes, la implementación de programas sociales como Jóvenes Construyendo el Futuro, impulsado por el Gobierno Federal, no ha resultado provechoso y comienza además a dejar de ser atractivo para los empresarios, quienes al evaluar su impacto consideran que la intención de becar a personas para aprender algún oficio o actividad productiva, está condenada al fracaso.
Juventino Romero de la Torre, presidente de la Comisión Laboral de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), indicó que el programa que se encarga de vincular a personas de entre 18 a 29 años de edad, con empresas, talleres o instituciones donde se desarrollan hábitos, labores y competencias, no ha sido benéfico para el sector productivo, esto luego de que las empresas han comenzado a detectar el desinterés de los jóvenes por aprovechar la oportunidad de incursionar en la actividad laboralmente activa.
El líder empresarial agregó que además, otro de los problemas que han detectado los patrones, es el tiempo y el costo que se destina en la capacitación de los jóvenes, quienes al no estar convencidos desde un principio de querer aprender alguna habilidad, abandonan la beca, resultando de esa manera tiempo y esfuerzo perdido.
En consecuencia, no descartó una reducción en el número de empresas y establecimientos que estén interesadas en participar en ese programa.
«No hay interés y es verdad que el programa no ha funcionado en todo el país. Como empresario tengo que capacitarlos, hacer una inducción y enseñar lo que tienen que hacer y no siempre lo hacen. Oportunidades hay, pero no siempre son aprovechadas», concluyó.