El director del Semáforo Delictivo, Santiago Roel, planteó acabar con la “guerra” contra el crimen organizado y dar paso a la regulación de las drogas con un enfoque de salud.

Sólo de esa manera, consideró el activista, se podrán reducir tanto la violencia como la producción y tráfico de drogas en nuestro País.

“Tenemos esta guerra frontal contra el crimen organizado cuando el fondo del problema es un tema de salud y es un tema que se maneja con leyes económicas”, manifestó.

“Es la única manera de bajar esta violencia y corrupción extrema que se genera de este mercado de drogas. No vamos a lograr nada si primero no regulamos las drogas”.

En un video subido a redes sociales, en el que hace un balance de la inseguridad en 2017, criticó que la clase política no quiera entrarle a la regulación integral de las drogas.

“Es momento de que los ciudadanos y las organizaciones civiles, como la nuestra, el Semáforo Delictivo, presionemos para que este tema entre a la agenda nacional.

“Y empecemos en un proceso de paz y no insistir en lo que no funciona, que es la guerra”, añadió Roel.

El activista afirmó que este 2017 cerrará como el peor año en la historia en materia de inseguridad, con más de 24 mil homicidios dolosos.

Indicó que, con base en estadísticas del Semáforo Delictivo, alrededor de 18 mil de esos asesinatos son ejecuciones del crimen organizado.

“Es decir, el 75 por ciento del problema deriva de una guerra que se inició en 2007 con el Presidente Calderón y que se ha continuado en la presente administración de Peña Nieto.

“Es una guerra, hay que entenderlo, que nos impone Estados Unidos porque ellos no han resuelto su problema de consumo de drogas”, enfatizó.

Roel puntualizó que, tan sólo el año pasado, Estados Unidos tuvo más 64 mil muertos por sobredosis de drogas.

Dijo en vez de reconocer y solucionar su problema de drogas, Estados Unidos está usando a México como chivo expiatorio.

“Hemos caído en el juego, hemos caído en el engaño”, advirtió.