El programa de instrucción prenupcial que imparten instituciones públicas y religiosas tiene que ser revisado, en virtud que numerosas parejas optan por el divorcio, en una muestra inequívoca de que no hubo solidez para asumir con responsabilidad el convivir en pareja.

El estado de Aguascalientes ha sido catalogado de tener pobladores responsables y muy apegados a las tradiciones, sin embargo las estadísticas revelan que poco a poco se aparta de esa clasificación para encaminarse al liberalismo.

Tan sólo el pasado mes de enero se dio entrada al trámite de casi 500 divorcios, cuyas causas son de diverso índole pero en el fondo lleva al rompimiento del vínculo, de un procedimiento que en su momento se pensó que era para toda la vida y se destruye cuando alguien falla y no hay entendimiento.

El problema va más allá al haber hijos, ya que la mayoría de las ocasiones se convierten en una lucha  sin cuartel entre ambos progenitores para quedarse con su control, lo que a final de cuentas tiene que dirimir el juez, sin que los inconciliables tomen en cuenta el daño irreparable que le producen a sus descendientes.

Es obligatorio que quienes van a contraer matrimonio acudan a pláticas prenupciales, lo que deben hacer tanto para el civil como el religioso, por lo que mediante dos vías reciben las recomendaciones que deben observar en su nueva condición, de ahí que en ninguno de los casos pueden decir que ignoraban a lo que iban.

Si 2018 arranca con esa cifra de trámites podría ser un año atípico en materia de divorcios, lo que obliga a reconsiderar los planes que tienen los organismos que se encargan de las charlas, porque está visto que quienes acuden a ellas lo hacen sólo por el comprobante, sin el cual no pueden casarse, por lo tanto hacen como que escuchan pero no les interesa reflexionar lo que ahí se dice y que pueda servirles en su nueva vida.

Durante enero el Poder Judicial del Estado recibió un promedio de 15 solicitudes por día, que deja de manifiesto que el problema se acrecienta, algunas van por la vía encausada y otras por procedimientos especiales familiares, esto es, de convivencia de hijos, pensión alimenticia y custodia, entre otras obligaciones que asumen.

Tal vez una forma de hacer más comprensible lo que ahí se dice es que, luego de una breve reflexión sobre el tema, se permita a los participantes intervenir, de manera que se convierta en una sesión de preguntas y respuestas que puede interesar más a los asistentes y lo que se diga ahí quede grabado en  la memoria.

Algo se tiene que hacer para reducir el número de segregaciones, porque aún cuando es una decisión que incumbe a dos personas, se tiene un daño colateral para las familias de ambas, al no poder evitar la disolución que en la más de las veces dejan heridas que tardan en sanar.

Aunque la mayoría de los divorcios se presentan en parejas jóvenes, no es un patrón único, por lo que se requiere que periódicamente se hagan campañas para que otras de mayor edad afiancen sus lazos y puedan superar los inconvenientes que se presenten, cuestión que podría ser mediante folletos que se hagan llegar a los hogares, con lo que no habrá pretexto de que no tienen tiempo de acudir a las conferencias. Todo lo que haga a favor de conservar la familia unida siempre será bien recibido y hacerlo puede significar un trabajo mayor pero al final del día el resultado será la mejor recompensa.

NADIE SABE

Después del escándalo vino la calma, por lo que los ex presidentes municipales de Aguascalientes, Calvillo, Jesús María, San José de Gracia, Cosío, San Francisco de los Romo y Rincón de Romos, entre otros, pueden dormir tranquilos, al no hablarse más de las “inconsistencias” que encontró la Auditoría Superior de Fiscalización (ASF) en las cuentas públicas de 2016.

Cada uno de los ex alcaldes aseguró en su momento que aclararían las dudas que tuvieron los auditores, sin embargo la ASF dejó de tratar el tema y tampoco lo hicieron los diputados, que en un principio se mostraron muy interesados en que se precisara si hubo legalidad en el uso de los recursos o fue sustracción.

En la primera semana de diciembre del año pasado fue cuando se “destaparon” las denuncias, que desde el arranque se percibía un “fuego amigo” en contra del ex edil de Aguascalientes, Juan Antonio Martín del Campo, quien se perfilaba para una candidatura federal, por lo que se aprovechó el momento para exhibirlo, pero siempre basó su defensa en que el manejo de los dineros se apegó a la ley y cuando fuera requerido por la ASF acudiría a presentar las pruebas.

En esos días Martín del Campo exigía que le cumplieran el compromiso de su partido (Acción Nacional), de darle oportunidad de estar en las boletas como aspirante al Senado y aunque todo indicaba que lo dejarían fuera, finalmente logró que lo ubicaran para una diputación federal, pero siguió picando piedra hasta que fue colocado a la cabeza de la segunda fórmula al Senado, imponiéndose así a las asechanzas de sus propios correligionarios.

En otras ocasiones se ha comentado Con Usted que de ninguna manera “inconsistencias” es sinónimo de desfalco, ya que en el primer caso puede ser la falta de un comprobante de pago o de gastos que no se pueden acreditar debido a que se hicieron durante una gira de trabajo, en que – por ejemplo – se tuvo que comprar alimentos y refrescos para el equipo logístico o parte de la comitiva, o que no se entregó el documento fiscal, lo que una vez solventado no hay ningún problema.

Lo contrario sucede cuando hay recursos cuyo monto no corresponde a lo que debió emplearse, por lo que tiene que haber una explicación lo suficientemente convincente, de lo contrario el exigido tendrá que devolver el dinero y recibirá una sanción, que puede ser económica, en prisión y un tiempo determinado fuera del servicio público.

Nada de lo anterior sucedió, por el contrario, algunos de los ex titulares de ayuntamientos entrarán a finales de este mes a las campañas y otro sigue despachando en una oficina del municipio capitalino, por lo que como dijera el Monje Loco: Nadie sabe, nadie supo.

FALTARON DOS

En las reuniones que sostuvo la semana pasada el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, con cada uno de los grupos de gobernadores, de acuerdo a los partidos a los que pertenecen, fue notoria la ausencia de dos mandatarios panistas, de Miguel Ángel Yunes Linares, de Veracruz, y Martín Orozco Sandoval, de Aguascalientes. El 28 de febrero se desarrolló el encuentro en la propia Segob, en la que se acordó la instalación de una mesa de gestión para tratar temas de seguridad y política, así como un diagnóstico de la Comisión Nacional de Seguridad de lo que acontece en sus entidades. En el comunicado que entregó la dependencia, se destacó la presencia de los ejecutivos de Chihuahua, Durango, Querétaro, Baja California, Baja California Sur, Guanajuato, Nayarit, Quintana Roo y Tamaulipas. “Tras escuchar diversos planteamientos de los mandatarios estatales sobre temas de sus entidades, entre los que destacan los de gobernabilidad y seguridad, el titular de esta dependencia manifestó que la actual administración  federal, en el marco de la ley, mantendrá la colaboración con todos los gobiernos en la implementación de acciones para mejorar las condiciones de desarrollo económico, político y social”, detalló Gobernación en el boletín, reiterando que el gobierno de la República seguirá coadyuvando con las administraciones estatales, a fin de crear condiciones de tranquilidad, paz y bienestar para los ciudadanos.