Mario Abner Colina 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- México sufre una crisis doble, opina el cantante Carlos Cuevas: un casi inexistente recambio generacional de las grandes voces románticas y una sequía notoria en cuanto a compositores jóvenes de temas memorables.
«Existen por ahí dos o tres chavos que cantan bonito, pero no hay esa magia del cantante de éxito radial, nacional, que perdure. Lanzan chavos, están dos semanas en el radio y no quedan en el gusto de la gente.
«Actualmente, un cantante bueno, excelente, como José José, como esos cuates, no hay. Excelencia no hay. Con nadie dices: ‘Estoy gozando la voz de este cuate, me encanta, me llena'», lamentó.
Conocido como el «Rey del Bolero», admitió que sólo hay actualmente un talento en la composición que le entusiasma.
«El último gran compositor que existe ahorita, comercialmente hablando, yo creo que es José Luis Roma. Le da canciones buenas al ‘Potrillo’, a Alejandra Guzmán, a Yuridia, canciones bellísimas.
«Creo que ese chavo se va a quedar, más que como parte de Río Roma, como compositor», dijo, en entrevista.
El intérprete veracruzano, quien tiene 43 años de trayectoria, es considerado como uno de los mejores cantantes de las últimas décadas.
Celebrará su pasión por la música romántica mañana, con un concierto en el Teatro Metropólitan, donde tendrá como invitadas a figuras como Manoella Torres y Edith Márquez.
A su parecer, el bolero no ha pasado de moda y no ha visto mermar su público. Como muestra están producciones de talentos como Natalia Lafourcade.
Considera, incluso, que el gran regreso discográfico de Luis Miguel en 2017 no debió haber sido regional mexicano (¡México por Siempre!), sino un regreso al bolero.
«Él debió haber hecho algo con Manzanero, música romántica, boleros. Hay mucho repertorio para que cante tan bien como canta él, pero no se deja ayudar».