Montserrat Peñaloza
Agencia Reforma

TOLUCA, Edomex 8-Ago.- Entre protestas de la oposición, el priista Alfredo del Mazo recibió ayer la constancia de mayoría que lo acredita como el ganador de la elección de Gobernador del Estado de México.
El Consejo General del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) realizó el cómputo final de la votación y emitió la declaración de validez de la elección, a pesar de que aún están pendientes varios juicios de inconformidad sobre el proceso.
Durante el desarrollo de la sesión, los representes de Morena, PAN, PRD y PT utilizaron cada oportunidad para posicionarse en contra de lo que el Consejo General aprobaba.
La manifestación de inconformidades provocó que la sesión se alargara por más de 10 horas ininterrumpidas, aunque sin que hubiera modificaciones en la resolución final.
A la par, al exterior del inmueble del IEEM, militantes de Morena encabezados por la ex candidata Delfina Gómez protestaban contra la resolución en favor del priista.
Del Mazo recibió la constancia en el salón del pleno del Consejo del IEEM, donde fue arropado por la dirigente estatal del PRI, Alejandra del Moral; el coordinador de su campaña, Ernesto Nemer; los diputados priistas Cruz Juvenal Roa y Raymundo Martínez, así como el dirigente estatal del Verde, Francisco Agundis, entre otros.
Los tricolores apartaron desde las 9:00 horas las 240 butacas para público general del salón de plenos para que las dirigencias del priismo y sus aliados pudieran ocuparlas cuando Del Mazo recibiera su constancia de mayoría.
Tras la entrega del documento, los tricolores gritaron al unísono “¡que sí, que no, que como chingados no!”.
El ahora Gobernador electo sólo saludó, recibió la constancia de Gobernador electo y se retiró dar declaraciones.
Previo a la ceremonia, los representantes de Morena, PAN, PT y PRD no respaldaron los resultados de la elección y al Gobernador electo y abandonaron el salón de plenos.
Durante la discusión, el representante de Morena, Ricardo Moreno, enlistó una serie de actos con los que presuntamente se coaccionaron los votos, como la entrega de tarjetas rosa, la visita de secretarios federales, las llamadas para desprestigiar a su candidata Delfina Gómez, entre otras, por lo que no debería validarse la elección.
“Se llevaron formas de coacción del voto mediante ferias de servicio que el Gobierno federal estatal y municipal llevó a cabo durante y antes de las campañas electorales, las más de 70 visitas que realizaron secretarios de estado repartiendo todo tipo de dádivas, trámites, dinero en efectivo, obras, promesas, etcétera, a cambio, abierta o en forma oculta, del voto”, expresó Moreno.