A fin de controlar, reducir o eliminar el riesgo que implica la resistencia a los antimicrobianos, así como reforzar el uso responsable de estos medicamentos, entre los que se incluyen antibióticos, antifúngicos, antiparasitarios, antivirales y antipalúdicos, la Secretaría de Salud (Ssa) creó una iniciativa.

Se trata de la Estrategia Nacional de Acción contra la Resistencia a los Antimicrobianos, de aplicación obligatoria para todas las instituciones que integran el Sistema Nacional de Salud.

Mediante un acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación el pasado 6 de junio, la Estrategia establece objetivos y líneas de acción para mejorar la concientización y la comprensión de la resistencia a los antimicrobianos, reforzar los conocimientos y la evidencia científica sobre este problema, reducir la incidencia de infecciones, usar los antimicrobianos de manera óptima y evaluar el impacto económico.

La Organización Mundial de la Salud considera que si no se toman acciones en todos los países, para el año 2050 las muertes relacionadas con la resistencia antimicrobiana podrían superar las defunciones por cáncer, debido a que la resistencia a los antimicrobianos pone en riesgo la efectividad de los tratamientos para enfermedades infecciosas.

Si bien los microorganismos desarrollan de manera natural resistencia a los medicamentos que se usan para combatirlos, este fenómeno puede ser mayor por el abuso y mal uso de los antimicrobianos, tanto en los tratamientos humanos como animales, explicó la Ssa en un comunicado.

Los objetivos de esta estrategia están estructurados en concordancia con el Plan de Acción Mundial sobre la Resistencia a los Antimicrobianos, y su aplicación deberá realizarse de manera gradual entre los próximos 5 y 10 años.

En México, se han desarrollado iniciativas para hacer frente a la resistencia, como la supervisión a través de la Red Hospitalaria de Vigilancia Epidemiológica y el Grupo Interinstitucional para la Vigilancia de Enfermedades Bacterianas Prevenibles por Vacunación, además de políticas regulatorias como la implementación de la restricción de venta de antibióticos sólo con receta médica a partir de 2010.

Para la creación de la Estrategia y su aplicación, se estableció el Grupo Intersecretarial sobre Resistencia a los Antimicrobianos (GIRAM), integrado por diversas secretarías de Estado y órganos desconcentrados, como la secretarías de Salud, Relaciones Exteriores, Hacienda y Crédito Público, Desarrollo Social, Medio Ambiente y Recursos Naturales, Economía, Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación y la de Educación Pública.

¡Participa con tu opinión!