MONTERREY.- Al igual que José Luis Rodríguez, “El Puma”, que a sus 75 años se presenta a cantar en el escenario con tanque de oxígeno, y como lo ha hecho Alberto Vázquez, a sus 78, Jorge Ortiz de Pinedo también requiere de un “pulmón artificial” para actuar en algunas ciudades.
“Yo necesito el oxígeno en cualquier plaza que tenga más de mil 500 metros (de altitud) sobre el nivel del mar”, indicó el actor de 70 años.
“Aquí, en Monterrey, están ustedes a 600 metros, no lo requiero”, aseguró.
Gabriela Sánchez, su esposa, productora ejecutiva de la comedia Cosas de Papá y Mamá, y vestuarista personal de Ortiz de Pinedo, señaló que hay obras como Una Familia de Diez en las que su esposo no requiere de oxígeno para trabajar.
En Puebla, Toluca, la Ciudad de México, Zacatecas, entre otras muchas regiones sí requiere del catéter nasal.
“En esos lugares no puedo estar sin concentrador de oxígeno. Lo que pasa es que la gente está acostumbrada a pensar en los tanques de oxígeno. Éste (su aparato), no es un tanque de oxígeno, éste es un pulmón artificial”, declaró.
“Este aparato toma el oxígeno que hay alrededor de nosotros, lo concentra y me lo avienta cuando yo lo enciendo, entonces me lanza oxígeno. Es oxígeno complementario, no suplementario”.
Este complemento lo requiere del comediante para hablar bien, para no cansarse en las escaleras o caminar, simplemente.
“Yo he tenido dos operaciones por lo del cáncer, entonces si me han quitado dos pedazos de pulmón, tengo EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), obviamente mi capacidad pulmonar está fastidiada, tremendamente mal”, informó.
Por lo que vive ahora, dijo el actor, la recomendación al público es que nadie fume.
“Yo fumé 45 años y desde que me detectaron el cáncer (lo dejó), ahí es cuando te asustas”, expresó.
En el 2012 le detectaron al actor un tumor cancerígeno en los pulmones, por lo que fue intervenido y logró vencerlo.
“Aquí en Monterrey, viviría muy bien (por la altitud de la Ciudad sobre el nivel del mar), lástima que todo para los actores está concentrado en la Ciudad de México: la televisión, el teatro, el cine”, indicó Ortiz de Pinedo.
(Lorena Corpus/Agencia Reforma)