Renovarse o morir. Los agentes de seguros deben actualizarse en sus formas de atención a los clientes y adecuarse a sus necesidades con la aparición de las nuevas tecnologías, consideró el presidente de la AMASFAC en Aguascalientes, Fernando Alcalá Salcedo. Detalló que prueba de ello es que en la actualidad muchas aseguradoras han desarrollado aplicaciones para brindar un servicio más personalizado a sus clientes.

De acuerdo con el presidente de la Asociación Mexicana de Agentes de Seguros y Fianzas, en los últimos años la tecnología y muchos otros canales de distribución se han sumado a la comercialización de pólizas, y debido a lo anterior, quienes se dedican a dicho rubro deben estar a la vanguardia y reforzar su servicio dando valor agregado a los clientes, estando siempre disponibles, atendiendo sus dudas y sobre todo brindando esa calidez y cercanía que en ocasiones las propias aseguradoras no pueden dar.

“Lo que tenemos que hacer es modernizarnos, actualizarnos, apegarnos más a la tecnología y a nuestros clientes. Hacer una diferenciación y agregar valor para estar acordes a las actuales generaciones que adquieren o hacen sus compras de manera distinta a la generación anterior, y es ahí donde nosotros tenemos que estar accediendo a nuevas tecnologías y adecuándonos a ellos, porque ellos no se van a adecuar a nosotros”.

El presidente de la AMASFAC en Aguascalientes comentó que prueba de ello es que muchas aseguradoras han lanzado aplicaciones que funcionan con el teléfono celular y que lanza una alerta en caso de algún siniestro, lo que permite ubicar inmediatamente al asegurado vía GPS.

Alcalá Salcedo comentó que de manera general las cinco principales aseguradoras a nivel nacional en cuanto al total de pólizas son: 1. Met Life; 2. GNP; 3. Qualitas, 4. Axa y 5. Banorte.

Por lo anterior, Fernando Salcedo consideró que aparte de adoptar la digitalización de los procesos, es necesario que los agentes brinden una asesoría personalizada, mantener un acercamiento con los clientes, llenarse de detalles y estar disponibles, cosa que la tecnología no puede hacer.

“Siempre he dicho que los que estamos en medio de una aseguradora y de una persona que requiere un seguro, somos los que le damos ese calor, ese sentido, ese trato humano más cordial, porque las aseguradoras con esos monstruos de empresas, a veces no otorgan el servicio más cálido que debería ser”.