Urge limitar la matrícula en carreras de fuerte demanda y que no garantizan campo laboral a los egresados; es frustrante para los jóvenes no encontrar trabajo y tener que dedicarse a otra actividad, a emplearse como técnicos a pesar de ser universitarios; incluso la desesperación los lleva a desempeñarse en la maquila, destacó el diputado Luis Enrique García López.

“Hay que fomentar las carreras que responden a las necesidades del sector productivo y sobre todo, garantizarles a los alumnos que la institución en la que estudian tiene reconocimiento oficial, y de esta manera prevenir fraudes que ya se han dado”.

Se refirió a planteles que operan de manera irregular y cuyos estudiantes al momento de terminar su carrera, no pueden tramitar su cédula profesional porque la institución no fue autorizada para operar, o porque en determinada carrera no se cumplieron los requisitos que estableció la autoridad educativa.

García López destacó que el Congreso exhortará al IEA para que a través de la Comisión Estatal de Educación Superior, conforme a sus facultades, realice la revisión y evaluación de la pertinencia y factibilidad de los planes y programas académicos ofertados por las instituciones de educación superior en el estado, tanto públicas como incorporadas.

“Debe garantizarse el otorgamiento del Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (REVOE), para que la oferta educativa constituya una aportación efectiva al desarrollo social, cultural y económico de la entidad; garantizar a los estudiantes la vinculación con el sector productivo y con ello las oportunidades de empleo, desarrollo y crecimiento personal y profesional”.

Dijo que mientras no se dé esa vinculación, las universidades se convertirán en fábricas de desempleados, lo que resultaría frustrante para los egresados y los padres de éstos, dado el esfuerzo que hacen para que sus hijos se gradúen y tengan un trabajo acorde a su perfil.

De las 49 instituciones de educación superior que hay en la entidad, al menos reconocidas por el IEA, la inmensa mayoría ofrece la carrera de licenciado en Derecho, y son precisamente los egresados de esa disciplina, los que no encuentran trabajo en lo suyo, viéndose obligados a realizar actividades no afines; la oferta de estos profesionistas por mucho ha superado la demanda.