Óscar Romo Delgado, presidente de Agrupaciones Unidas del Gremio Taxista del Estado (AUGTEA), llamó a los concesionarios y a los choferes, junto con las corporaciones de seguridad estatal y municipal, para instalar botones de pánico en las unidades y conformar grupos de WhatsApp para mejorar la denuncia inmediata en situaciones de riesgo.
Se requiere una reunión con las corporaciones policiacas municipales para mejorar la acción preventiva y no esperar hasta que ocurran los delitos, porque el objetivo es proteger, dar certeza, seguridad y tranquilidad a cada uno de los operadores que salen en sus unidades a prestar un servicio.
En este momento, dijo, la inseguridad se siente en las colonias del oriente citadino ubicadas más allá del tercer anillo, y en el rumbo del municipio de Jesús María.
Asimismo, las agrupaciones de taxistas que operan en Aguascalientes han estado conversando con la Fiscalía General del Estado para que se atiendan las denuncias presentadas y se detenga a los presuntos responsables de inseguridad o de asaltos.
Calculó que menos de la mitad de los sucesos de inseguridad se reportan ante las autoridades. Actualmente desconoce la cantidad de asaltos que ocurren en el estado, porque es un hecho que los taxistas afectados no denuncian, lo consideran una pérdida de tiempo.
“Hace unas semanas hubo una reunión con la Fiscalía General del Estado para que atienda las necesidades del gremio que se siente inseguro al salir a ruletear por las calles, pero también se requiere que los concesionarios y los choferes hagan su parte para permitir a que las autoridades ejerzan su responsabilidad”.
Aseveró que las acciones de inseguridad han crecido en contra de este sector, pues no sólo se ve afectado cuando le quitan cosas, sino que los han estado perjudicando de una manera más profunda. Por fortuna el fiscal se comprometió a atender cada una de las denuncias presentadas por inseguridad o asalto.
Por último, mencionó que la integración de grupos de WhatsApp con las autoridades policiacas es una herramienta indispensable para notificarles aquellas situaciones sospechosas o focos rojos.