Salvador Rodríguez López

Por largo tiempo se ha vendido la idea de que Aguascalientes es un mar de tranquilidad, lo que ha comprado parte de los habitantes ya que de tanto mencionarlo llega el momento de creerlo, sin embargo los datos duros, esos que no admiten incienso, dejan al descubierto la realidad, que por muy difícil que sea es preferible saberla a estar en el engaño.

A lo largo de 2019 se contabilizó 72 ejecuciones atribuidas al crimen organizado, que es la cifra más alta en la historia sombría de la entidad y que deja al descubierto que hay una lucha encarnizada entre los cárteles de la droga por apropiarse de esta plaza, de lo cual existe un repudio sistemático de las autoridades.

Como si fuera un aviso ignominioso de lo que se espera en el año que comienza, al evidenciar un promedio de 6 asesinatos mensuales, el más reciente se liquidó con la mayor crueldad posible el último día de 2019. Se descubrió el cuerpo en la cercanías de la cabecera municipal de San Francisco de los Romo, aunque las evidencias destacan la posibilidad que no fue sacrificado en ese lugar sino que sólo lo dejaron ahí para  desviar la atención.

Uno de los funcionarios que quedó separado del cargo el pasado 31 de diciembre fue de los que más insistió en que si “acaso” habría aquí la presencia de algunos miembros de uno o dos cárteles, pero que sólo estaban de paso, y que además los crímenes que pudieran estar relacionado con la delincuencia organizada eran esporádicos, sin embargo en el balance del año se demuestra que por el contrario, son dos o más los grupos los que pugnan por esta entidad, que hace tiempo dejó de ser de trasiego para convertirse en consumidora, por lo que no paran en mientes para quitar del camino a sus enemigos, lo que lleva a que las vendettas sean ya cosa común, aunque se hace sólo en contra de los vendedores, “pasadores”, o narcomenudistas, como se conoce a la escala inicial de esta esfera, puesto que no ha trascendido que algún “pez gordo” sea víctima de un atentado.

También se ha insistido que el estado se encuentra blindado con ese tipo de delincuencia, afirmación que va por tierra por la cifra de muertes que tienen lugar por encargo y menos resulta admisible que la “operación cucaracha” no alcanza, cuando las acciones señalan lo contrario.

De las 72 víctimas el 80% corresponde a hombres y 20% a mujeres, por lo que en ese medio no hay diferencias y quien está metido en dicho mundo puede ser uno de los escogidos para demostrar poderío de alguna de las bandas o como vía de meter temor, aunque lo único que logra es el cobro de cuentas que se convierte en una cadena sin fin.

El reclamo social ha sido de manera machacada, que se combata y destierre a cualquier tipo de bandas, pero todo indica que lejos de hacerlo se les cobija o al menos hay cierta tolerancia, por lo que cada vez son más osados. Además, se le recuerda a la autoridad que la proximidad con Jalisco, Guanajuato y Zacatecas hace que Aguascalientes sea terreno propicio para la venta y paso de toda clase de narcóticos, lo que desafortunadamente es un hecho, en el que cada vez se involucra a más menores de edad, como se comprueba con las pocas aprehensiones que tienen lugar.

Al ritmo que va esta entidad podría ser algo similar a lo que ocurre en Guanajuato y Jalisco, donde un día sí y otro también hay balaceras, ejecuciones, persecuciones en carreteras y en zonas urbanas y comunidades rurales que por general terminan con un saldo trágico.

GOLPE A LA CONSTRUCCIÓN

En condiciones similares a las que se mantuvo el año pasado comienza 2020 para la industria de la construcción, al disminuir en 70% las aportaciones federales a los estados, lo que empeorará la situación de empresas y trabajadores del ramo.

Una regla no escrita es confiar que el nuevo año sea magnánimo con todos los habitantes, sin embargo el Colegio de Arquitectos de Aguascalientes dejó la advertencia que no se puede esperar algo diferente a 2019, teniéndose en cuenta que la inversión pública federal es el motor que impulsa los programas de obras en las entidades y si en aras de la famosa austeridad la reducción será drástica, entonces ni siquiera habrá la esperanza de que en el segundo o tercer trimestre mejore la situación.

El presidente de la agrupación, Alberto Sepúlveda, dijo que la única posibilidad de que esto cambie es que haya una reconsideración, pero se ve difícil puesto que el estancamiento fue planeado y propuesto por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y avalado por la mayoría del de la Cámara de Diputados, que por su parte se negó a escuchar las peticiones de las asociaciones de profesionistas y el reclamo de los gobernadores, que de manera reiterada demandaron los recursos necesarios para llevar a cabo sus acciones.

Varias empresas de la construcción han tenido que hacer movimientos para sobrevivir, lo que frena drásticamente su crecimiento, pero algunas no soportaron el ramalazo y dejaron de operar, a la par que miles de trabajadores de la obra se dedican a otras actividades, con lo que se pierde personal especializado.

Lo que en gran medida ayudó a esta industria en Aguascalientes fue la aplicación que hizo el gobierno del estado del presupuesto emergente, con lo que se logró enfrentar la emergencia, pero de seguir la severidad presupuestaria se avecina un tiempo sombrío.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC),  Eduardo Ramírez Leal, declaró en junio pasado a Excélsior que con dos cuatrimestres consecutivos con decrecimiento provocó la pérdida de valor en el período de enero-.abril y un recorte de los primeros 110 mil empleos, lo que afectó a 185 de las 262 ramas industriales de manera directa, que de no cambiar provocaría una contracción para el sector constructor, con un efecto dominó, y que inevitablemente impactaría en 2020 con una tasa creciente de desempleo, y el cierre de pequeñas y medianas compañías.

Aunque la Federación se niega a reconocer que hay una recesión, en la construcción .así se percibe por la situación nunca antes consignada como lo demuestran los  registros históricos. Hay un rezago enorme ya que fue mínima la canalización de recursos federales y esto hasta el mes de noviembre, lo que pronostica que la industria siga en retroceso. Es un hecho que el programa de vivienda social pasará de 6 mil millones de pesos a 2 mil millones en el presente año, hecho que provocará que no se pueda disminuir el déficit de casi 10 millones de viviendas en el país.

Un estudio de la Cámara de Diputados señala que la falta de subsidios empujó a desarrolladores a rematar cerca de 30 mil viviendas de interés social, con el natural golpe negativo en sus finanzas, por lo que en estos momentos no hay liquidez, ni apoyos, ni proyectos, atmósfera que aproxima a varias empresas a un mayor aprieto financiero.

La centralización de recursos federales empuja a las empresas constructoras a una languidez, de la que saldrán sólo aquellas que tengan un “colchón” económico, porque las medianas y pequeñas difícilmente podrán esperar que mejore el escenario.