Necesario que sea abatido el rezago actual en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje antes de su desaparición, consideró el dirigente de la CROM en el estado, Jesús Enrique Ramírez Pérez. Detalló que dicho órgano cuenta con poco menos de 7 mil expedientes acumulados, derivados de una gran dinámica económica de Aguascalientes en los últimos 10 años, en los que se ha generado una cantidad importante de empleos, pero también un sinfín de conflictos entre empresas y trabajadores.

Ramírez Pérez estableció que este cambio será un avance muy importante que beneficiará a ambas partes, ya que sustraerá la solución de los conflictos de los coyotes, quienes se han enriquecido con los conflictos obrero-patronales, con el alargamiento de juicios, y sin importar la economía, ni del trabajador ni de la empresa, han llevado a cientos de éstas a la quiebra, perdiendo empresarios y trabajadores y ganando únicamente los pseudoabogados, quienes tienen ganancias muy lucrativas.

El líder de la CROM en Aguascalientes afirmó que actualmente hay vigente una disposición de ley que permite a los trabajadores que demandan, el cobro de salarios caídos hasta por 12 meses, sin embargo, los juicios siguen durando años.

“En efecto, los salarios caídos tienen tope de un año, pero no así los intereses a los que puede tener derecho el trabajador, que son a razón de 2.5% mensual sobre el monto determinado por un año de salarios caídos, esos intereses no se detienen, resultando perjudicial para las empresas y en el caso de los trabajadores, tampoco les resulta rentable porque su economía es semanal, es decir, con una semana que no ingrese recursos, se atoran fuertemente, ahora pensar en un año o más sin ingresos, es verdaderamente desastroso”.

Finalmente, Ramírez Pérez enfatizó que, a diferencia del año pasado, hoy los trabajadores son los principales interesados en que una empresa no muera. De ahí el interés de que las empresas se manejen de forma correcta y que los juicios laborales sean justos.

“Que den al trabajador lo que le corresponde y que no acaben con las empresas, como lo han hecho muchos coyotes o abogados, que, sin escrúpulos, llevan los juicios hasta acabar con el patrimonio del empresario y de los trabajadores”.

¡Participa con tu opinión!