No todas son buenas noticias para el baloncesto estudiantil local, la UP Campus Bonaterra desperdició una gran oportunidad a inicios de la semana para poder conservar su lugar dentro de la división uno de la liga estudiantil de baloncesto, por lo que prácticamente es un hecho que la próxima temporada estarán jugando en la división dos luego de una temporada terrorífica en donde a pesar de tener buenos encuentros, los resultados jamás se dieron hasta terminar en esta situación que los tiene con pie y medio descendidos.
El pasado martes la UP recibió su último encuentro como local en el Hermanos Carreón para medirse ante el Tecnológico de Monterrey Campus León que no había tenido una gran temporada. Los locales estaban obligados a sacar el resultado para seguir soñando con permanecer en la máxima categoría de la liga, esto los impulsó a tener un buen primer tiempo en donde sacaron más de 10 puntos de ventaja en lo que parecía sería una victoria.
Sin embargo, en la segunda mitad las cosas cambiaron drásticamente, dándole la remontada a los visitantes que terminaron ganando el encuentro 64-57, con este resultado la Bonaterra prácticamente se encuentra descendida por la situación en la tabla general. El mejor del partido y de la temporada para la UP fue Daniel Navarro, que en este encuentro logró 25 puntos siendo el mejor anotador.
Con 38 puntos luego de 32 encuentros, la UP se encuentra en el lugar 16 de la tabla. Sin embargo, La Inter tiene 4 encuentros menos con 37 puntos, con el simple hecho de jugar sus encuentros pendientes llegarán a 41 unidades aún perdiendo todos sus compromisos. Si esto llegará a suceder la UP tendría que ganar sus dos partidos de visitante esta semana para poder salvarse.
En caso de que La Inter logre por lo menos un triunfo en sus cuatros juegos restantes, la UP estará descendida. Negro panorama para la quinteta de Aguascalientes que probablemente disputó su último juego en primera división el pasado martes.