Ayer a las 22:00 horas, un avión tipo jet salió del aeropuerto internacional “Jesús Terán Peredo” de la ciudad de Aguascalientes, para trasladar al niño Jordi, de 10 años, a los Estados Unidos, a fin de recibir atención especializada por las quemaduras que ponen en riesgo su vida. Sobre el traslado de Javier, de 14, sigue pendiente hasta que se asegure que el viaje no complique su delicado estado. Las quemaduras de tercer grado que sufrieron, abarcan el 65% y 40% de la superficie de su cuerpo, respectivamente.