Por J. Jesús López García

67. Biblioteca Dr. Desiderio MacíasSin duda alguna, a 41 años de la creación de Universidad Autónoma de Aguascalientes, dio inicio una etapa de consolidación en la ciudad y en el estado; un boom de la profesionalización en las múltiples disciplinas del saber, entre las cuales aparece la arquitectura. Desde ese momento, la construcción de múltiples edificios universitarios no se ha detenido hasta el día de hoy, presentando un ritmo de crecimiento sin paralelo de la infraestructura en sus campus e instalaciones.

La arquitectura de la UAA se desplegó a partir de la finca “madre” J. Jesús Gómez Portugal, sede del Instituto Autónomo de Ciencias y Tecnología. El viejo Liceo se convirtió en la primera universidad pública del estado a partir de 1973; el inmueble, antiguo convento franciscano del templo de San Diego, el Campus Central y el Campus Sur, dos conjuntos preparatorianos y una serie de edificios satélite entre los que se encuentran diferentes instalaciones como la Unidad del Servicio Sismológico Nacional UAA-UNAM que se localiza en la Posta Zootécnica -inaugurada recientemente por el rector Mario Andrade Cervantes y el rector de la UNAM, José Narro Robles, acompañados por la maestra Blanca Río de Lozano-.

Lo anterior da cuenta que la UAA engloba un acervo edificado que incluye inmuebles de los siglos XVII, XIX, XX y XXI. En los espacios universitarios creados desde su origen como tales y no adaptados, puede apreciarse un desarrollo en la concepción de sus inmuebles, que va desde la regulación y precisión constructiva de la etapa del Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de Escuelas (CAPFCE), hasta los edificios de reciente creación, a cargo de la Dirección General de Infraestructura Universitaria, que continúan el lenguaje formal contemporáneo, pero desde una lógica más abierta al contexto urbano circundante, disponiéndose en sucesiones verticales de plantas en contraposición a los ejemplares primarios que acusan horizontalidad.

No obstante la funcionalidad de planteamientos y el carácter neutro que se manifiesta en el permitir que las frondas de los árboles sean los verdaderos protagonistas, posee entre sus modelos a la Rectoría, bloque de geometría discreta y sobria que con sus paramentos de vidrio desde el piso hasta el techo y marcado por lo alargado de su techumbre, muestra resonancias con ciertas perspectivas del original Club Central de la Universidad Nacional Autónoma de México, proyecto arquitectónico de Carlos B. Zetina, Eugenio Urquiza y Jorge Rubio, influido por la tipología de los pabellones decantada por Mies van der Rohe, y que de alguna manera tiene ecos en las aulas originales.

Frente a Rectoría se dispone el conjunto de la Biblioteca Dr. Desiderio Macías Silva (Biblioteca Central), donde se localizan la estantería abierta -con el fin de facilitar el uso y manejo de materiales- y el Auditorio Dr. Pedro de Alba; dispuestos en una planta con base en dos cuerpos, uno hexagonal y pentagonal el otro, unidos por la parte media por un cubo que se utiliza como vestíbulo para dos accesos, fusionando la explanada de la Plaza de las Banderas con el Jardín de las Generaciones, que se desempeña lo mismo como un remate visual, que como un espacio de articulación respecto a las aulas.

Destacado es el edificio anexo a la parte posterior del Gómez Portugal, llamado originalmente Edificio Polivalente, hoy galería del Museo Nacional de la Muerte, -obra del arquitecto Javier Sánchez Alfaro en 1977- ejecutado en concreto aparente y lienzos de vidrio, que muestra su total filiación a la arquitectura contemporánea, se une al inmueble del antiguo convento franciscano a través del segundo patio de éste, dándole una moderna pero mesurada fachada a la plazoleta posterior que le une visualmente con el Camarín de la Virgen de San Diego, todo ello de forma por demás actual a la vez que deferente con su venerable vecino.

Tras la primera etapa constructiva del CAPFCE han venido otras secuelas donde la arquitectura va extendiéndose por terrenos universitarios hasta no hace mucho tiempo en estado baldío. Agrupaciones dedicadas a la investigación, la difusión, la docencia, los servicios administrativos, la cultura y los deportes, van dejando atrás el tono neutral original y se dirigen hacia la adaptación de sus formas y soluciones funcionales de las nuevas modalidades del acontecer académico.

Lo mismo en el Campus Central que en el Campus Sur, los recientes edificios van levantándose de forma más autónoma respecto a las referencias constructivas iniciales, pero teniendo como marco siempre el cuidado especial por el paisajismo abierto, característico de la Universidad Autónoma de Aguascalientes que tiene en sus espacios lugares diversos dignos de recorrerlos y disfrutarlos, entre los cuales se localiza la edificación actual de la Torre académico-administrativa de 11 niveles, con una superficie de construcción de 6470 m2 y que albergará a Rectoría, Secretaría General y las direcciones generales de Difusión y Vinculación, Docencia de Pregrado, Finanzas, Investigación y Posgrado, Planeación y Desarrollo, Servicios Educativos e Infraestructura Universitaria.

¡Participa con tu opinión!