Hacia el altar principal del templo Nuestra Señora de la Soledad, arribaron Rigoberto Martínez Arcos y Gabriela Noemí Gutiérrez Tamayo, con la ilusión de entrar al lazo eterno del matrimonio.
Para este memorable día, contaron con la presencia de sus seres queridos, principalmente de sus padres: Antonio Martínez Ramírez y Guadalupe Arcos Delgado, al igual que Sergio Gutiérrez Morales y Juana Tamayo Ramírez, por parte de él y ella, respectivamente.
Como parte del festejo, se ofreció en honor a los recién casados un agradable brindis en un exclusivo salón, para goce de los presentes, sobre todo, de los nuevos esposos, quienes compartieron este imborrable momento con sus familiares y amistades más cercanas.

¡Participa con tu opinión!