Alejandro Hernández Aguilar y Mireya Rodríguez Vázquez arribaron juntos a la Casa de Dios, donde intercambiaron promesas de amor, respeto y fidelidad.
De esta manera, la pareja decidió dar fin a la etapa de noviazgo para fundar su propia familia, no sin antes recibir la bendición por parte de sus respectivos familiares; por parte de él, su hermano: José de Jesús Hernández Aguilar y su mamá, Bertha Aguilar Guerrero; por parte de ella: Manuel Rodríguez Macías y Griselda Vázquez Méndez.
Asimismo, destacó la presencia de sus padrinos de velación, Jorge Napoleón Núñez Galván y Andrea del Rocío Rivera Valdivia.