Rafael Lomelí y Guadalupe Martínez Arias arribaron al templo de San Antonio de Padua siendo una pareja de novios y luego de recibir la bendición de Dios, realizaron su sueño de amor y finalmente se convirtieron en marido y mujer.
Durante la emotiva celebración, prometieron amarse y respetarse, ante la destacada presencia de sus respectivos padres, María Elena Lomelí, así como Salvador Martínez de la Cruz y Flavia Arias Ávila.
Asimismo, familiares y amigos de los nuevos esposos, los acompañaron también al festejo que se efectuó, colmándolos de infinitas bendiciones.