Patricio González Castorena y Ana María Rubí Luévano Marentes sellaron su amor, momentos después de que en el altar de Dios recibieron el sagrado sacramento del matrimonio.
El recinto donde se efectuó la ceremonia nupcial fue el Santuario de la Virgen del Rosario, al cual acudió la pareja de enamorados al lado de sus padres, Francisco Javier González y Rosalina Castorena, por parte de él, al igual que Francisco Javier Luévano y Griselda Marentes Chávez, por parte de ella.
Los jardines de la Salinera, enmarcaron los festejos de la boda entre ambos, cuyos invitados alzaron sus copas en su honor, deseándoles a los nuevos esposos la mayor de las felicidades.