En Aguascalientes se abusa de la práctica de la cesárea; diariamente se registra un promedio de 71 nacimientos, de los cuales el 50% son cesáreas, cuando la Organización Mundial de la Salud considera que debe ser alrededor de un 30%, virtud a las eventualidades que pueden darse en el trabajo de parto.

El titular del ISSEA, Sergio Velázquez García, reconoció que estamos por arriba de la media nacional y que hay tres factores que inciden en esta práctica:

“Una postura cómoda, el médico no quiere perder tiempo en espera de la labor de parto; la cirugía tiene un mayor costo, y en consecuencia resulta más lucrativa; y en menor proporción, son las mujeres que no están dispuestas a pasar por el dolor del parto”.

Es muy respetable la decisión de la mujer, lo cuestionable es la falta de ética de algunos ginecólogos, que sólo ven como alternativa la cesárea, incluso no le dan a la paciente la opción del parto natural y optan por la programación de la cirugía, argumentando falsos motivos para que la paciente acepte.

Comentó que hay casos en que la cesárea sí resulta necesaria, como cuando el producto no desciende a través del canal del parto, cuando el cordón umbilical obstruye el proceso normal y ante cualquier otra circunstancia que represente riesgo.

“Una cesárea es más peligrosa para la mujer, ya que el proceso quirúrgico puede propiciar mayor sangrado y son mayores las posibilidades de que se infecte la herida, entre otros inconvenientes”.

Al respecto, el funcionario censuró a los médicos que actúan deshonestamente por no destinar el tiempo necesario a la paciente candidata a parto natural, por no hablar claramente con la mujer en gestación y por lucrar con la profesión, pasando por encima de los principios éticos.