ferlog14@gmail.com

@ferlog14

Los próximos meses serán cruciales en la definición de los candidatos que participarán en el proceso electoral del 2015. Ante un marco legal e institucional nunca antes aplicado y la participación de dos nuevos partidos, las fuerzas políticas de nuestro país tendrán que repensar sus procesos de selección para la contienda que se avecina.

En dicho contexto, las decisiones que se generen en el Partido Revolucionario Institucional revisten una particular importancia. A través de ellas podremos tener una visión sobre la incidencia del gobierno federal en el ámbito electoral de las regiones y los estados; cuestión que aún no ha podido observarse dado que, en lo que va de la administración, no se han llevado a cabo elecciones de la magnitud de las próximas.

El apoyo categórico que han mostrado los gobernadores, legisladores y la dirigencia del PRI a cada una de las propuestas generadas por el Presidente Enrique Peña Nieto hace suponer que será su gobierno el que tenga la última palabra en la determinación de las candidaturas para las 9 gubernaturas y la renovación de la Cámara de Diputados en el 2015. Sin embargo, con los antecedentes electorales previos, pocos se atreverían a asumir que los gobernadores priistas estarán dispuestos a reducir su influencia, mucho menos cuando las reformas del primer mandatario ya les han restado suficientes facultades formales.

Abundando en lo anterior observamos que, ante la espera de resultados derivados de las reformas estructurales y las condiciones económicas recesivas, el trabajo territorial será una condición central para los resultados positivos en las elecciones. En dicho aspecto, la vinculación con los gobernadores y las apreciaciones de estos son imprescindibles y sería un grave error ignorarlas.

El proceso electoral del próximo año, será sin duda un acontecimiento histórico en el que habrán de observarse los efectos de una nueva configuración del poder político en México y de un marco institucional sin precedentes. Sin importar la influencia de los diversos actores políticos, esperamos que se comprenda que lo que los ciudadanos exigimos son candidatos preparados y capaces.

Las opciones que tendremos para elegir serán cruciales en el destino de un proyecto que aún debe consolidarse y anhelamos que la selección sustentada en el trabajo y la capacidad de los candidatos sean la regla para lograr transformar la apatía y el desinterés de tantos mexicanos en el ejercicio de su derecho al voto.

 

¡Participa con tu opinión!