Como si de un antídoto vital se tratara, llega con suma oportunidad a nuestra ciudad, por conducto de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, la nueva edición de la Muestra Internacional de Cine que la Cineteca Nacional tiene a bien orquestar desde hace más de cuatro décadas para ofrecer una bocanada de aire fresco a la población amante del 7º Arte ante una cartelera que vicia la atmósfera cinéfila por las emisiones venenosas de las fallidas producciones multimillonarias que escapan por esa maquinaria sin afinar llamada Hollywood. La pluralidad en los discursos ante las propuestas que se ofrecen en dicha Muestra provenientes de diversas partes del mundo, incluyendo los trabajos premiados en los festivales cinematográficos más resonantes o las nuevas cintas de destacados cineastas, tanto contemporáneos como aquellos considerados referentes obligados, hacen de este compilado -un total de 13 producciones que comenzaron su proyección desde el pasado 28 de mayo y hasta el próximo 9 de junio- un ramillete fílmico necesario ante la falta de seriedad y diversidad en los cines aguascalentenses. A continuación apuntaré algunos de ellos que, en lo personal, encuentro relevantes, interesantes o simplemente fascinantes, pues hablan sobre las posibilidades inagotables que el cine aún posee para sorprendernos, cautivarnos e impactarnos de forma honesta e inteligente.

“ROSTROS Y LUGARES” (“VISAGES VILLAGES” – Varda/JR, Francia, 2017)
La legendaria cineasta de ascendencia belga Agnés Varda (“Jacquot de Nantes”) ofrenda tanto su veterana mirada como a sí misma en un documental como sólo ella logra decodificar el género: a través de su experiencia. Asociándose con el artista gráfico y muralista llamado solamente JR -quien decora los muros de París con una sensibilidad social que un análogo como Banksy desdeñaría-, recorren la Francia provincial para mostrar la poética que encierra la sencillez mediante las miradas y faces que pueblan las bucólicas campiñas o los monocromáticos pueblos saturados de texturas. A través del contacto con estas personas alejadas de las complejidades de la posmodernidad o despojadas de poses urbanas, la directora pionera de la Nueva Ola Francesa en los 60’s y su idealista acompañante que rehúsa retirarse las gafas oscuras, logran conjugar un relato sociocultural que conmueve por la sinceridad con que ellos y sus sujetos-tema se develan ante la sobria cámara de Varda a la vez que nos cautivan sensorialmente ante las hermosas imágenes que dichos encuentros producen a partir de elementos mínimos, como una envejecida mujer renuente a abandonar su hogar a pesar de ser la única que permanece en la cuadra o las reflexiones que producen las cabras campestres a las que se les despoja de su cornamenta por los granjeros, produciendo una plástica minimalista y rica en composiciones y colores. “Tengo una relación muy buena con el presente, porque aquí se encuentra el pasado”, enuncia en un punto Agnés Varda, refiriéndose a lo que ve, e inconscientemente al cine mismo, preservando su visión como ella ha preservado la rústica belleza de los rincones más poéticos de su país. Una joya donde las haya.

“EL CIUDADANO ILUSTRE” (Duprat/Cohn, España/Arg., 2016)
Si la provocativa cinta “The Square: La Farsa del Arte” del sueco Ruben Ostlünd planteaba los huecos que presenta la interpretación de cualquier manifestación artística ante la insolvencia de una percepción unificada sobre el mismo, “El Ciudadano Ilustre” de los agudos argentinos Gastón Duprat y Mariano Cohn van a la raíz del problema utilizando un personaje principal que cuestiona el rol del artista, su ética y su compromiso cuando confronta la conjunción total de su pasado al regresar a su humilde pueblo natal. El veterano actor Óscar Martínez interpreta a Daniel Mantovani, un escritor radicado en España, ganador del Premio Nobel de Literatura, quien recibe una invitación para recibir la medalla de Ciudadano Ilustre en su terruño, una localidad rural y modesta llamada Salas, Argentina, a la que no ha vuelto desde hace 40 años. Su retorno le orilla a carear tanto sus orígenes como a sus propias criaturas, pues ha tomado como referencia para sus laureados textos a los habitantes de dicha población, lo que algunos no lo toman como halago. Esto lo sustrae de su vida artificial europea y produce escenas de sofocamiento emocional a la vez que jocosas situaciones, al poner en evidencia las carencias formativas y perceptuales de los provincianos sin que la narrativa se desbarranque al sarcasmo gratuito, acudiendo a un discurso fino e inteligente apoyado en la excelente interpretación de Óscar Martínez. Por cierto, cualquier semejanza con el contexto aguascalentense debiera ser coincidencia, pero…

“EL TERCER ASESINATO” (“SANDOME NO SATSUJIN” – Koreeda, Japón, 2017)
Estados unidos no tiene amagado el drama psicológico legal en cine, pues los japoneses han dado muestras de un desarrollo profundo y sagaz de este subgénero y como ejemplo tenemos “El Tercer Asesinato”, una cinta que bebe directamente del manantial argumental que es “Rashomon” de Akira Kurosawa para presentar una historia sustentada en perspectivas, pues se trata de una investigación criminal realizada por un abogado llamado Shigemori (Masaharu Fukuyama) quien trata de despejar la realidad sobre un robo y subsecuente asesinato perpetrado por su cliente Misumi (Koji Yakusho), apresado por dicho acto y quien a pesar de confesarse culpable por ello y tener antecedentes criminales, se muestra sereno y apacible en los interrogatorios. La forma en que el director Hirokazu Koreeda deshilvana la trama es tan contenida e igualmente serena que dota de una tersura única a un relato que procede de argumentos ya revisados, expandiendo las posibilidades psicológicas con mesura y adentrando a sus personajes a un drama humano donde la identidad y las emociones juegan papeles cruciales. Es la antítesis de las peripecias jurídicas a las que el cine norteamericano nos tiene acostumbrados al presentarse como una contemplación meditativa sobre la naturaleza del hombre y su invariable dilución como tal ante la posibilidad de la violencia. Atmosférica, elegante y digna de recomendarse.
Correo: [email protected]