Policías estatales evitaron que se consumara una extorsión telefónica contra una mujer, a quien le solicitaban un depósito de 50 mil pesos para liberar a sus tres hijos, supuestamente secuestrados. Los hechos se registraron en el municipio de Rincón de Romos.
El número de emergencia 911 atendió el reporte en el que informaban que en la colonia Estancia de Chora, se encontraba una persona de sexo femenino que había recibido una llamada de extorsión, por lo que solicitaban el arribo de los oficiales.
Atendiendo el llamado, los uniformados se trasladaron al lugar del reporte, donde al llegar fueron informados por una madre de familia de 32 años de edad, quien explicó que minutos antes recibió una llamada de un número telefónico foráneo, de donde le comunicaron que tenían privados de su libertad a sus tres hijos, exigiéndole el pago de la cantidad antes señalada a cambio de no hacerles daño.
Indicó que luego de colgar el teléfono se trasladó inmediatamente a su domicilio y no encontró a los niños, por lo que comenzó a juntar todo el dinero posible, sin embargo en su desesperación buscó el apoyo de familiares para recabar la cantidad, quienes finalmente lograron convencerla de que pidiera ayuda a los cuerpos de emergencia.
Los oficiales, al tener el conocimiento de los hechos, le recomendaron a la mujer que no efectuara depósito alguno, y que ya no contestara más llamadas, ya que posiblemente se trataba de una extorsión, por lo que de manera conjunta se implementó un operativo en el que recorrieron parques, hoteles y centros de recreación para ubicar a los menores.
Fue en el Barrio de Guadalupe, concretamente en la calle San Diego, en donde los elementos localizaron a los tres menores sanos y salvos en el interior de un lote baldío, los cuales fueron abordados a las radiopatrullas y entregados a su progenitora, frustrándose así el intento de extorsión.