Vehículos cero emisiones y capaces de reducir el número de fatalidades son parte del futuro proyectado por las armadoras japonesas durante el Autoshow de Detroit.
Nissan reveló el prototipo IMs Concept, un sedán eléctrico con la suspensión alta propia de una crossover. Su carrocería tiene voladizos cortos y arcos de ruedas prominentes para alojar las enormes llantas de rines de 22 pulgadas.
El tren motriz integra dos motores para impulsar las cuatro llantas, al tiempo que su batería de 150 kWh ofrece una autonomía de 600 kilómetros. Nissan describió el manejo de su concepto como deportivo gracias a los 483 caballos de potencia.
Por su parte, Infiniti presentó el concepto de una camioneta llamada QX Inspiration Concept, que anticipa lo que será el primer modelo completamente eléctrico de la marca.
Con motores que ocupan poco espacio, los diseñadores de Infiniti exploraron un cofre más corto que permitió desplazar la cabina hacia el frente para hacerla más espaciosa. Dentro encontramos un tablero tapizado de tela y madera de cedro roja para el techo. Además de que tanto volante como pedales se retraen al activar la conducción autónoma.
Así, la QX Inspiration permite vislumbrar el futuro de los vehículos de gama alta.