Con una población derechohabiente adscrita de trescientas cuatro mil personas, el Hospital General de Zona Número 3 del IMSS (HGZ3), es todo un reto para trasladarse a sus instalaciones físicas, exige el uso y combinación de varios medios de transporte como la combi foránea, el camión urbano, los taxis y caminar más de un kilómetro para llegar a la cita médica o a cualquiera de los servicios que ofrece ese nosocomio.

Es común observar a temprana hora y por las tardes y noches, cada día, a decenas y decenas de personas caminar desde la parada del camión urbano, ubicada en la avenida Siglo XXI, por más de mil metros lineales hasta el hospital del Seguro Social, debido a que no ingresa ningún transporte público colectivo proveniente de Aguascalientes, sólo existe un camión de “los brujos” de Jesús María que llega hasta allá.

TESTIMONIOS. Pacientes, acompañantes y familiares de derechohabientes internados, compartieron a El Heraldo sus experiencias para alcanzar a llegar a sus citas de consulta médica, de laboratorio y de cualquier otra, ya que el Hospital ofrece servicios en 45 especialidades, donde cada quien al menos invierte por persona alrededor de cien pesos para trasladarse desde su casa al nosocomio, esto en un solo trayecto.

De acuerdo a la narración de los propios derechohabientes, desde el municipio de Tepezalá, la señora Beatriz Saucedo, junto con su hija, tomaron un servicio de transporte colectivo foráneo que les cobró veinte pesos por persona al bajarse en la parada ubicada en el Distribuidor Vial, ubicado en tercer anillo y salida a Zacatecas.

De ahí debieron abordar la ruta 50 de transporte urbano que cobra una tarifa de 7.50 pesos y las dejó en la parada próxima a la avenida Prolongación Ignacio Zaragoza, para luego caminar más de un kilómetro para ingresar al nosocomio, y en ese trayecto se encuentra a gente con situaciones de salud que requieren un servicio que los conduzca hasta las puertas principales del hospital.

PACIENTE FORÁNEOS. Durante la investigación, El Heraldo de Aguascalientes constató que la mayoría de los consultados utilizan transporte colectivo foráneo y taxis para acudir a las instalaciones físicas del Hospital 3 del IMSS, considerando que un alta cantidad de la población derechohabiente adscrita pertenece a los municipios del interior del norte del estado.

Sin embargo, ni el transporte colectivo foráneo o urbano, ninguno entra hasta el nosocomio con horarios regulares. El primero pasa por el boulevard a Zacatecas cuando viene de los municipios del interior, y una gran cantidad de personas desciende hasta la terminal ubicada en la unidad de medicina familiar número 10 en primer anillo, y de ahí deben invertir otros 40 pesos en el taxi que los conduzca a su destino final.

LLAMADO DE LOS USUARIOS. Una diversidad de situaciones de “no salud” conocimos de los derechohabientes tanto en su persona como en sus familiares durante este recorrido y todos, sin excepción, lanzan un llamado de atención a las empresas concesionarias del servicio de transporte colectivo, tanto urbano como foráneo, para que autoricen nuevas rutas hasta el frente del nosocomio y así se apoye la economía familiar, pero sobre los momentos de necesidad para salvaguardar la salud humana.

Varias personas provenientes de comunidades del Norte del estado, como La Escondida en San Francisco de los Romo, otros de Las Ánimas en Pabellón de Arteaga optan por moverse en combi hasta el municipio de Jesús María y de ahí toman la ruta de la línea “brujos” para llegar frente al hospital.

LOS BRUJOS QUE SÍ LLEGAN. De hecho, El Heraldo conversó con el conductor de la única ruta de la línea de transporte de “los brujos” de Jesús María, quien nos compartió que por día, alrededor de unas doscientas personas abordan la unidad y se trasladan hasta la cabecera municipal y de ahí se movilizan a sus lugares de destino final.

Sin embargo otras personas provenientes desde las cercanías de Loreto, Zacatecas, se ven obligados a conseguir un automóvil para asistir al nosocomio a causa de la situación de vulnerabilidad del paciente. Tan sólo para realizar ese viaje de consulta invierten 500 pesos por concepto de gasolina.

También se encontró en esta recopilación de testimoniales a personas que viajaron en taxi desde el Municipio de Pabellón de Arteaga y por el servicio pagaron 350 pesos, donde la señora argumentó que no usaron otro medio de transporte dado que su esposo, que es el paciente, requiere de una silla de ruedas para movilizarse, por lo que es inviable usar transporte colectivo foráneo.

DE CAMIÓN EN CAMIÓN. Otros derechohabientes necesitaron usar tres rutas de camión para trasladarse desde la colonia de Villas de Nuestra Señora de la Asunción hasta el hospital del seguro social número tres, y en el último trayecto tuvieron que caminar por la prolongación Zaragoza, donde algunos tramos no tienen banqueta, sino tierra y maleza.

En este periplo se encontró a derechohabientes de los municipios de Aguascalientes, Asientos, Tepezalá, Pabellón de Arteaga, San Francisco de los Romo e incluso Loreto, Zacatecas, donde todos claman comprensión, apoyo y responsabilidad por parte de las instancias involucradas tanto empresarial como gubernamental para gestionar rutas que alarguen su trayecto hasta el Hospital General de Zona Numero Tres del Instituto Mexicano del Seguro Social.