Niños que superaron la infancia también quieren ser adoptados, sostuvo Yolanda Ramírez de Orozco, presidenta del DIF Estatal, pues hay varios menores de edad que ya están liberados, pero como están “grandecitos”, son los que más se tardan en encontrar alguna familia; añadió que sería positivo que las personas que buscan adoptar un niño amplíen su rango a edades de 13 y 14 años, porque menores de esas edades también están ansioso por tener una familia.

Comentó que por ello el voluntariado ha impulsado el programa lazos, que fomenta la convivencia entre solicitantes con niños mayores, pues hay una lista grande de personas que desean adoptar, pero las solicitudes recaen en su gran mayoría en niños pequeños.

Yolanda Ramírez de Orozco señaló que en el DIF Estatal están trabajando para que acelerar el proceso de adopción, así, cuando un niño queda liberado –sus padres biológicos pierden la patria protestad– se sesiona de manera extraordinaria para que inmediatamente se vayan a convivir con la familia que lo adopta.

“En el DIF Estatal estamos procurando darle celeridad a todos los trámites que corresponden (en el proceso de adopción) ante esta institución, para que la mayor parte de los niños que vayan siendo liberados, inmediatamente vayan con las parejas que están solicitando”, señaló.

Por último, la presidenta del DIF Estatal reconoció que hay una larga lista de solicitantes en espera llenar sus hogares de alegría con la adopción de un niño, cuyas solicitudes en su totalidad son tomadas en consideración en cada sesión en la cual se determina a qué hogar van los niños en el proceso de adopción.