Fernando López Gutiérrez

[email protected]

@ferlog14

Durante la última sesión del primer periodo ordinario, del tercer año de ejercicio, de su LXII Legislatura, el Pleno de la Cámara de Senadores retomó la discusión de uno de los temas que generó mayor controversia en diferentes momentos del año 2013: el endeudamiento de estados y municipios. Con la presentación y votación de un dictamen en materia de disciplina financiera que plantea diversas reformas y adiciones a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los senadores terminaron con una parálisis en el proceso de aprobación de dichos cambios que se había mantenido desde finales de septiembre del 2013.

En aquel momento, el avance de la propuesta se detuvo debido al planteamiento, generado por el Senado de la República, de crear una comisión legislativa bicameral encargada de supervisar la situación de las entidades federativas con altos niveles de endeudamiento. La Cámara de Diputados, bajo el argumento de que dicha función le correspondía exclusivamente, rechazó integrar esta disposición en las reformas constitucionales propuestas y generó una controversia de tipo político que fue resuelta –hasta hace unos días– con la aceptación del cambio en cuestión.

Sorprende que un tema de tanta importancia haya permanecido en pausa durante más de un año, como consecuencia de un desacuerdo generado entre las cámaras del Congreso de la Unión. Las modificaciones realizadas en el Senado de la República, son apenas el primero de una serie de pasos que deben seguirse para garantizar que el desempeño de los gobiernos locales en el manejo de sus finanzas sea satisfactorio y congruente con un régimen federal eficiente.

El régimen en la materia mantiene deficiencias claras en el marco de un federalismo cuyos resultados aún no se observan a plenitud y que ha sido debilitado en los últimos años por medidas que, ante la dificultad de transformar el régimen, tienden a centralizar las decisiones. Ante la escasa atención que tuvo la reforma en materia de disciplina financiera de estados y municipios en los últimos meses, las expectativas que los mexicanos podemos tener al respecto se observan limitadas.

¡Participa con tu opinión!