ferlog14@gmail.com

@ferlog14

El Congreso de la Unión comenzará su nuevo periodo de sesiones en un contexto que no había sido observado por los legisladores en funciones. Al haber finalizado el proceso de discusión y aprobación de las reformas estructurales, la agenda legislativa presentada por los diversos partidos políticos contiene temas que no parecen generar el debate y la confrontación que observamos desde septiembre de 2012 y hasta hace unos días.

Si bien, aún quedan pendientes diversas disposiciones por atender para dar vigencia plena al nuevo marco institucional derivado de las reformas, resulta improbable que el cumplimiento de estas se convierta en el centro de la labor legislativa. De la misma manera, entre los aspectos generales que han sido presentados por los diversos partidos políticos en sus diversas agendas, pocos son los temas que no han generado con anterioridad un acuerdo considerable y que pudieran captar una atención importante por parte de la opinión pública no especializada. Al respecto podríamos mencionar los referentes a la transparencia, el combate a la corrupción y algunas consideraciones respecto al funcionamiento integral del sistema de seguridad social universal.

Con miras al proceso electoral del 2015 y como consecuencia de las expectativas generadas por las reformas que ya han sido aprobadas, la agenda política del Poder Legislativo se volcará a la supervisión del desempeño del Ejecutivo. La dinámica de los periodos que se avecinan será la de atacar y defender las acciones y resultados que habrán de ser presentados por el proyecto encabezado por el Presidente Enrique Peña Nieto.

Tomando en cuenta que todo cambio legal e institucional requiere tiempo para su implementación y presenta deficiencias que deben ser ajustadas sobre la marcha, los legisladores de oposición al régimen encontrarán un amplio margen para exponer sus críticas. En adición a lo anterior, debemos recordar que son legisladores del PRD los que presidirán las mesas directivas de ambas cámaras, con las oportunidades de negociación que esto implica.

Por su parte, los diputados y senadores del PRI y del PVEM habrán de buscar contener la crítica de la izquierda al hacer uso de las ventajas que otorga su mayoría; la cual, para fines de la opinión pública y de la percepción ciudadana no ha parecido ser suficiente en los últimos años.

Será a partir de ahora que los legisladores que se han sumado al proyecto del Gobierno de la República en cada una de sus reformas den la cara por los compromisos generados. Corresponde a la actual administración retribuir a los afines a su proyecto con resultados claros y expeditos.

 

¡Participa con tu opinión!