Un supuesto agente del Grupo Homicidios de la PME se vio involucrado en el altercado que derivó en una balacera en un conocido bar que se ubica en la avenida Convención Oriente y casi esquina con la avenida Adolfo López Mateos, en el fraccionamiento Jardines de la Cruz.
Los hechos se registraron alrededor de las 23:05 horas del martes, luego de que se reportara al C-4 Municipal una riña que había terminado en balazos, por lo que al sitio arribó la patrulla 0632-B1 de la Policía Preventiva del Destacamento “Morelos”.
El oficial se encontró con una persona identificada como Francisco J., con domicilio en el fraccionamiento Villas del Mediterráneo, quien presentaba una herida en el dedo de una mano, que le fue provocada al tratar de protegerse la cabeza cuando un sujeto lo golpeó con la cacha de una pistola tipo escuadra.
Al momento de los hechos el lesionado iba acompañado de un amigo de nombre René, de 42 años, quien al ver la agresión trató de ayudar a Francisco José.
Sin embargo, en ese momento el agresor disparó cinco veces con la pistola y luego se dio a la fuga con apoyo de otras personas que le acompañaban.
En el lugar de los hechos fueron recuperados únicamente dos casquillos percutidos de calibre .38 súper.
Durante los hechos el bar se encontraba con varios clientes en su interior, lo que provocó pánico, además de alerta entre los vecinos de la zona.
Trascendió que poco antes, Francisco J. y René tuvieron una discusión por un percance vial con supuestos agentes del Grupo Homicidios de la PME, aunque las cosas no pasaron a mayores.
Posteriormente, el lesionado y su amigo se dirigieron al bar en cuestión, donde se dispusieron a consumir bebidas alcohólicas, cuando repentinamente entró al centro nocturno el agresor preguntando por el propietario de una camioneta específica.
Cuando Francisco José le comentó que era suya, el supuesto ministerial se abalanzó sobre él con la intención de propinarle un golpe con la cacha de una pistola en la cabeza. En ese momento el lesionado se protegió con sus manos y fue como recibió el golpe en un dedo, lo que le provocó una herida cortante con abundante sangrado.
Al momento en que René intentó intervenir, el agresor comenzó a disparar la pistola con la finalidad de amedrentarlo y luego escapó con rumbo desconocido.
Luego del reporte, al sitio llegó la ambulancia UE-09 de Protección Civil Municipal, cuyos paramédicos le brindaron los primeros auxilios al afectado, que no ameritó traslado.
Más tarde arribó al lugar de los hechos el inspector de la Unidad de Homicidios de la Fiscalía General del Estado, así como el agente del Ministerio Público de Hospitales, quienes se negaron a procesar la escena con el pretexto de que el lesionado se había negado rotundamente a presentar una denuncia penal por lo ocurrido.
Posteriormente, personal de la Dirección de Reglamentos Municipales procedieron a realizar la clausura del bar, colocando los sellos en las puertas de acceso.
Finalmente, agentes del Grupo UMAI de la SSPM realizó el embalaje de los casquillos encontrados en el lugar.