Un presunto delincuente fue herido de bala y el agresor lesionado de una puñalada, durante un aparente intento de asalto que se registró el domingo por la noche en la colonia San Marcos.

Lo anterior provocó una impresionante movilización de patrullas de la Policía  Preventiva del Destacamento “Pocitos” y de la Policía Ministerial del Estado.

Uno de los heridos es un adolescente de 17 años, quien presentaba un impacto de bala en la espalda, por lo que a bordo de la ambulancia  AGS-022 de Cruz Roja fue trasladado a recibir atención médica al Hospital Hidalgo, donde se reportó su estado de salud como crítico.

La otra víctima fue un hombre identificado como Fernando, de 43 años, quien es la persona que hirió al supuesto delincuente.

A este hombre lo atacaron los acompañantes del herido y lo hirieron de gravedad en el abdomen.

Incluso, cuando un policía preventivo de la patrulla 0540-B1 se percató que dicha persona estaba desangrándose, de inmediato lo subió a la unidad policiaca y lo trasladó a la Clínica Guadalupe, donde se reportó su estado de salud como grave.

Los sangrientos hechos se registraron el pasado domingo a las 20:00 horas, cuando dos jóvenes caminaban por la calle Guadalupe Posada, en la colonia San Marcos.

Al llegar a la esquina con la calle Talamantes, fueron interceptados por tres sujetos, quienes pretendieron despojarlos de sus pertenencias, entre los que se encontraban los teléfonos celulares.

Sin embargo, en ese momento salió el señor Fernando de su domicilio y observó cuando los “tumbadores” pretendían asaltar a los jóvenes, entre los que se encontraba uno de sus hijos.

De inmediato esta persona fue ayudarlo, pero en cuanto los delincuentes se percataron de lo anterior, decidieron escapar corriendo.

En ese momento Fernando sacó una pistola tipo escuadra calibre 25,  y comenzó a dispararles, hiriendo en la espalda al adolescente.

Cuando sus cómplices se percataron de lo anterior, regresaron y atacaron a golpes a Fernando y enseguida uno de ellos lo hirió varias veces con una navaja, para después escapar corriendo.

En esos momentos un policía preventivo realizaba labores de vigilancia por la calle Guadalupe Posada, cuando repentinamente escuchó los balazos, por lo que de inmediato se dirigió a buscar el lugar de donde provenían los disparos.

Al momento de llegar a la esquina de la calle Talamantes, salió corriendo un sujeto desconocido y al pasar frente a la patrulla cayó inconsciente, percatándose el oficial que presentaba un balazo en la espalda.

Posteriormente, al escuchar gritos que provenían de la calle Talamantes, se dirigió a ese lugar y observó a un hombre que estaba apuñalado y sangraba profusamente. De igual forma, detectó que en una mano empuñaba una pistola tipo escuadra calibre 25 mm.

Al detectar que dicha persona estaba desangrándose, lo subió a la patrulla y lo trasladó a recibir atención médica.

¡Participa con tu opinión!