David Julián Torres Martínez

Unos jóvenes fueron atacados a balazos, durante una aparente ejecución. Uno de ellos quedó muerto en la escena, mientras que el otro fue trasladado gravemente herido a recibir atención médica a un hospital, donde fue atendido de tres heridas de bala, una de ellas en el rostro.
De los agresores no se pudo conocer su identidad, puesto que se dieron a la fuga con rumbo desconocido.
A pesar del impresionante despliegue policiaco que se implementó, no se logró dar con su paradero.
La víctima mortal de la agresión armada fue un hombre identificado como Juan Humberto, alias “El Bacte”, de 30 años, quien quedó tirado boca abajo en el cruce de las calles Loretito y Cañada Grande, en el fraccionamiento Ojocaliente III.
Esta persona presentaba a simple vista un impacto de bala a la altura de la costilla derecha que lesionó órganos internos.
Un segundo hombre, identificado como Nicolás, resultó con heridas de bala en el muslo derecho, en el hombro izquierdo y en el ojo derecho, y fue trasladado de urgencia a un nosocomio del IMSS a recibir atención médica.
El ataque armado se registró el domingo aproximadamente a las 4:40 de la madrugada, en la calle Loretito y esquina con la calle Cañada Honda, en el fraccionamiento Ojocaliente III.
Hasta la escena de la ejecución llegaron policías preventivos municipales de Aguascalientes del Destacamento “Terán Sur”, policías estatales, agentes de la Fiscalía General del Estado y la ambulancia UE-58 de la Coordinación Municipal de Protección Civil.
Los paramédicos encontraron tirado boca-abajo a un hombre que vestía una playera en color azul y un pantalón rojo, así como zapatos de vestir color negro. Al examinarlo se confirmó que ya había muerto, por lo que se abocaron a trasladar al otro herido a recibir atención médica, ya que presentaba tres balazos en diferentes partes del cuerpo.
Trascendió que a las afueras de una vivienda, un automóvil de características desconocidas se emparejó con las víctimas, y desde el interior varios sujetos comenzaron a dispararles para posteriormente huir con rumbo desconocido.
Pese al operativo policiaco que se desplegó por toda la zona y en el que participaron efectivos de las diferentes corporaciones policiacas, no pudieron ubicarlos.
Finalmente, a la escena del crimen llegaron agentes del Grupo Homicidios de la PME, el agente del MP de Hospitales y peritos forenses de la Dirección de Investigación Pericial, quienes luego de realizar las diligencias correspondientes trasladaron el cadáver al Semefo, donde se le practicó la necropsia de ley.

¡Participa con tu opinión!