Mazatlán, conocida también como la “Perla del Pacífico” por sus impactantes bellezas naturales, es una ciudad-puerto del estado de Sinaloa, en el noroeste del país. Un lugar ideal para vacacionar junto a los afectos o en solitario, para disfrutar de sus playas alucinantes como: Olas Altas, Cerritos, Gaviotas, El Delfín, Camarón Sábalo, Norte, Isla de Piedra, y del Malecón de alrededor de veintiún kilómetros, considerado el más largo a nivel mundial, que se extiende desde el casco céntrico hacia el norte.

Un oasis para la pausa, a la sombra de los álamos, eucaliptos, laureles y de enorme riqueza en su fauna, donde pueden apreciarse garzas, pelícanos, patos, armadillos, venados de cola blanca, ballenas, delfines, tortugas y peces…

Moderna, clásica y cosmopolita, Mazatlán es una invitación para descubrir, conocer, y sorprenderse con la gran variedad de propuestas a cuál más atractiva, como por ejemplo: el Centro Histórico, la Avenida del Mar, la Catedral Basílica de la Purísima Concepción, el Teatro Ángela Peralta, los Muelles Marítimos, el Museo de Arqueología, las Plazuelas República y Machado, la Casa Museo Pedro Infante -Constitución 1106-, el Acuario, Islas Venados, Chivos y de Pájaros, el Parque Acuático Mazagua, el Faro, el Centro Municipal de Artes, el Puente Baluarte Bicentenario, la Glorieta Sánchez Taboada, el Monumento al Pescador -o monos bichis-, el Museo de Conchas, el danzón en la Plazuela Zaragoza, el Museo de Arte, el Santuario Verde Camacho, la cervecería Pacífico, Monumento a la Continuidad de la Vida, y el pintoresco Pueblo Copala, en la Sierra Madre, tranquilidad, callecitas empedradas y esa sensación atemporal a cada paso, en cada apretón de manos…

El clima es tropical semihúmedo y la temperatura media anual se ubica en los veintiséis grados. En el equipaje no puede faltar abundante cantidad de protector solar, gorra o sombrero y anteojos de sol.

Cuánto hay aquí para ver a partir de un ambiente alegre, donde se impone el buen humor y amabilidad de su gente, que en febrero se viste de carnaval. Una celebración reconocida en el mundo entero como una fiesta interminable de música, danza y colorido. Para este año, el lema elegido es: “Somos América”.

Alojamiento

Con respecto al alojamiento, los hoteles en Mazatlán se caracterizan por el confort de sus instalaciones y el diseño, la cobertura integral en servicios y la dedicada atención personalizada, a partir de ofertas decididamente interesantes para dar respuesta a todo tipo de viajeros, de acuerdo a las preferencias, necesidades y capacidad presupuestaria.

Dentro de un completo catálogo de hoteles en la ciudad, se destacan: el Luxury Suite by Estrella del Mar, El Emporio, Plaza, Pueblo Bonito Emerald Bay Resort & Spa, Star Palace Beach, Gaviana, Costa de Oro, Quijote Inn, El Cid Granada, Sleep Inn, Royal Villas, Don Pelayo Pacific Beach, Riu Emerald Bay, Holiday Inn, La Siesta, Aguamarina, Las Flores, Azteca, etc.

Acerca del transporte, la joven y pujante empresa Aeromar interconecta México de norte a sur, de este a oeste con tarifas económicas para tener en cuenta. Tiene su base en la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de CDMX, y salón exclusivo para esperar con comodidad la hora de partida. En relación al equipaje, algunos de los beneficios, son los siguientes: maleta de mano de diez kilogramos y maleta de hasta veinticinco kg gratis.

Gastronomía para todos

Para quienes prefieren saborear las comidas típicas, el chef desde la Capital del Camarón, recomienda: ceviche, pescado zarandeado, cocteles de mariscos, tacos gobernador, langosta, pollo estilo Sinaloa, marlín, callos de hacha, estofado de caguamanta, sopa costella, pozole, camarones rellenos, chicharrón de calamar, aguachile…

Entre los postres sobresalen: el pastel de tres leches, las cocadas, el arroz con leche, la capirotada, y las empanochadas…

¿Para beber? Agua fresca de cebada, jugos de ciruela, melón, tamarindo, cervezas, tequila y mezcal.

Para aquellos que eligen la cocina internacional, las alternativas abarcan especialidades de la culinaria española, italiana, china y japonesa…

Porque Mazatlán es sinónimo de relax, descanso, y diversión, de unas merecidas vacaciones, sin duda, inolvidables.