El sedán familiar por excelencia de Toyota es el Camry y, para el 2018, recibió un rediseño total.

A los modelos anteriores se les había criticado por tener estilo conservador pero la nueva generación mejora notablemente, con un diseño más emocional y deportivo.

La longitud aumenta en 75 milímetros, la distancia entre ejes aumenta en 50 y el ancho y altura se redujeron en 25 milímetros. Este último cambio reduce el centro de gravedad y mejora el manejo.

Todas las versiones tienen de serie faros con iluminación LED para luces altas y bajas.

La versión XLE equipada agrega LED para luces diurnas y direccionales.

Por ahora sólo se ofrecerá motor de 4 cilindros, que tiene desplazamiento de 2.5 litros y que es más potente, con 201 caballos de potencia, es decir, 23 más que la versión anterior.

La transmisión automática aumenta su número de velocidades y ahora tiene ocho cambios.

Llama la atención el diseño de la suspensión trasera que es de doble horquilla, configuración poco usual en este segmento.

También tiene mejoras estructurales que incrementan su rigidez torsional, que además de hacer el auto más seguro mejoran su manejo.

En cuanto a seguridad, desde su versión más básica tiene 10 bolsas de aire, al igual que control de tracción y de estabilidad.

La versión más equipada se llama XLE Navi y agrega monitoreo de puntos ciegos y alerta de tráfico transversal.

El Camry es un auto ideal para recorrer distancias largas, pues su cabina es bastante silenciosa a velocidades de carretera y su marcha es amortiguada y con reflejos confiables.

En curvas cerradas, el Camry es confiable y tiene un grado moderado de inclinación. El eje posterior responde con rapidez. El manejo es divertido, aunque, como resultado de la comodidad de marcha, la sensación del camino podría ser mayor.

La dirección está calibrada para ser cómoda y requiere pocas correcciones para mantener en línea recta el auto, aunque tiene una abundante asistencia de poder.

El interior destaca por ser espacioso y tener materiales de calidad. Aunque la interfase del sistema de infoentretenimiento es fácil de usar, no integra conectividad CarPlay ni Android Auto.

Precios:
LE 409, 900 pesos
SE deportiva 449,900 pesos
XLE 481,900 pesos
XLE Navi 509,900 pesos