MirceaMazilu

Hoy se cumple un año del juramento de Juan Guaidó como “presidente encargado” de Venezuela y la ola de manifestaciones que este acto provocó en contra del régimen de Maduro y a favor de un cambio de gobierno. Este suceso supuso uno de los mayores desafíos para el chavismo y abrió la puerta a posibles cambios políticos en este país sudamericano que desde hace algunos años sufre una profunda crisis económica, social y humanitaria.

Nicolás Maduro inició el 10 de enero de 2019 su segundo periodo presidencial, luego de que saliera vencedor en las elecciones del 20 de mayo de 2018. No obstante, la oposición declaró estas votaciones fraudulentas y cuestionó la legitimidad del ganador. Fue así que el 23 de enero del año pasado el joven político Juan Guaidó se declaró como “presidente encargado” de Venezuela. Inmediatamente después, países como Estados Unidos, Canadá, Brasil, Argentina o Colombia, entre otros, se pronunciaron a favor del cambio, reconociendo a Guaidó como presidente interino.

Nicolás Maduro denominó este acontecimiento como un intento de “golpe de Estado” provocado por Estados Unidos y afirmó que su país no quiere volver al siglo XX, cuando en los asuntos de Venezuela intervenían los norteamericanos. De la misma forma, el dictador declaró que su gobierno rompía las relaciones diplomáticas con los estadounidenses y exigió la expulsión de sus diplomáticos.

El juramento de Juan Guaidó como “presidente encargado” fue acompañado de numerosas manifestaciones a lo largo del país en contra del régimen de Maduro. Se estima que ese día hubo más de 60 protestas en toda Venezuela, siendo la más importante la que tuvo lugar en la plaza Juan Pablo II, en el municipio de Chacao, en Caracas. Sin embargo, éstas fueron rápidamente reprimidas por agentes de la fuerza pública y agrupaciones paramilitares. Durante estas reuniones públicas resultaron asesinadas 14 personas, aumentando a 229 la cifra de fallecidos en manifestaciones ocurridas durante el régimen de Maduro.

El descontento general de la población contra Nicolás Maduro surgió como consecuencia de la crítica situación económica que acompaña a su régimen. La hiperinflación que afecta a Venezuela en los últimos años impide a muchos ciudadanos adquirir los alimentos básicos y medicamentos necesarios para su supervivencia. La pobreza y la delincuencia que brotaron en el país como consecuencia de la escasez han forzado en los últimos tiempos a más de 3 millones de venezolanos a emigrar al extranjero.

A esta crisis económica, social y humanitaria se sumó en enero del año pasado una crisis presidencial, ya que la proclamación de Guaidó como presidente interino no supuso la renuncia de Nicolás Maduro al poder de Venezuela. Aunque la Asamblea Nacional reconoce a Guaidó como el mandatario legítimo, es Maduro quien sigue ejerciendo el poder Ejecutivo del país, al controlar los tribunales, las Fuerzas Armadas y casi todo el aparato burocrático.

No obstante, Juan Guaidó cuenta con el apoyo casi absoluto de la población. El político se dio a conocer cuando el 5 de enero de 2019 asumió el cargo de presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela. Pero fue el 23 de enero del mismo año, tras proclamarse “presidente encargado”, cuando se ganó el apoyo de las masas. Sus afirmaciones de que  tomaría medidas para resolver los problemas económicos y humanitarios que afectan al país y organizaría unas nuevas elecciones, libres y democráticas, despertaron entusiasmo entre los venezolanos.

Actualmente, a un año de su proclamación como “presidente encargado”, Juan Guaidó se encuentra en una gira para buscar soluciones a la crisis en la que está sometida Venezuela. El pasado 19 de enero se reunió en Bogotá con el presidente de Colombia Iván Duque y el día siguiente se encontró con el secretario de Estado de EEUU Mike Pompeo en el marco de la Cumbre Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo, llevada a cabo en la misma ciudad. En seguida se dirigió a Londres, donde el pasado 21 de enero mantuvo encuentros con el ministro de Relaciones Exteriores británico Dominic Raab y con el primer ministro Boris Johnson. A lo largo de esta semana el líder interino venezolano viajará a otros países europeos en busca de respaldo para conseguir la liberación y la “salvación” del pueblo venezolano.

 

mircea-mazilu@hotmail.com