El director del Transporte Público en el Estado, José Antonio Sánchez Gómez, dejó en claro que de las empresas de servicio de taxis privados por aplicación, sólo una está registrada; se refirió a Taxify, y en consecuencia Uber y Fiu operan en forma clandestina y pueden calificarse como “piratas”, al trabajar fuera de la normatividad y no ofrecer seguridad al pasaje.

Explicó que Taxify ya dio de alta su plataforma; la empresa ha cumplido con los requerimientos de ley, por lo que en breve obtendrá su holograma y gafetes para los choferes, en el entendido de que han registrado 500 unidades e igual número de operadores; en caso de que los propietarios de los vehículos requieran ayuda para la cobertura de otros turnos, tendrán que registrar a los respectivos conductores.

Las tres empresas restantes están en etapa de presentar sus padrones, pero en la medida en que no cumplan con la normatividad vigente, su servicio está fuera de la legalidad y se exponen a multas superiores a los 40 mil pesos.

Dijo que actualmente, la empresa regularizada puede cobrar en efectivo o con tarjeta de crédito, en tanto que las aplicaciones restantes no pueden operar hasta que cumplan los requisitos de ley.

Para evitar el “pirataje” o la competencia desleal, se realizan programas de verificación al azar, para sancionar al que preste su servicio sin autorización, como ha sucedido en las inmediaciones de la Central Camionera, del Centro Comercial Villasunción, la Clínica 1 del IMSS y otros puntos de concentración y demanda del servicio.

Reconoció que al interior de Altaria, Galerías y otros centros comerciales, se tiene conocimiento de que operan “taxis piratas”, pero no pueden intervenir, porque se trata de espacios privados. Sin embargo, recomendó a la población no dejarse sorprender; es más seguro tomar un taxi que llegue a dejar pasaje, porque con el número económico de la unidad y el gafete, se puede identificar al chofer.

Sin embargo, cuando se trata de unidades privadas que se ofrecen como Uber o como vehículos de otra empresa que se maneja por aplicación, no es recomendable abordarlo, porque no tienen la certeza de que la unidad esté asegurada y en regla, además de desconocer las intenciones del conductor.

Este tipo de unidades deben solicitarlas por la aplicación correspondiente, no porque los propietarios aseguren que son taxis privados, cuando ni identificación muestran. Pidió a la gente ser más cauta, más desconfiada y evitarse sorpresas o problemas posteriores innecesarios.