CDMX.- La actriz Daisy Ridley señaló a la revista Telegraph que cuando ganó fama mundial gracias a su papel como Rey en la cinta “Star Wars: El Despertar de la Fuerza”, terminó tomando terapia durante seis meses.
Esto sucedió antes de rodar su secuela, “Los Últimos Jedi”, que hoy tendrá su premier mundial en Los Ángeles, con una función especial dedicada a los fans.
Según comparte en la entrevista, Ridley, de 25 años, tuvo dificultades para manejar la presión mediática y la euforia de los fans.
“Siempre he sufrido de ansiedad, desde que era una adolescente. Debí haber hecho esto antes, pero de repente comprendí lo bueno que es hablar de estas cosas.
“Pasar por esto con el mismo grupo de personas es maravilloso, pero también, ocasionalmente, es realmente bueno alejarse (del equipo de Star Wars) y realmente procesar lo que está pasando y cómo te sientes con todo eso”, dijo Ridley.
La británica compartió que su mamá, Louise Fawkner-Corbett, también pasó momentos difíciles a raíz de la fama repentina de su hija.
“Yo sé que fue realmente difícil para mi mamá. Quiero decir, es difícil para alguien que su hija más pequeña de repente sea esta cosa que la gente reclama por partes.
“A veces sentí como si me estuviera limitando a mí misma, hablando de las cosas buenas o malas, porque realmente nunca quise verme ingrata. Lo que hago es extraordinario, pero también no es fácil todo el tiempo”, señaló la estrella de “Asesinato en el Expreso de Oriente”. (Staff/Agencia Reforma)

¡Participa con tu opinión!