Por Rubén Torres Cruz

¿Qué pasaría si un árbol o un anuncio espectacular cayera sobre tu coche? ¿O si una inundación arruina tu casa? Especialistas en seguros y fianzas recomiendan revisar si tu póliza te cubre contra fenómenos hidrometeorológicos, y ofrece el pago total en autos, viviendas y negocios, por daños ocasionados por factores atmosféricos como viento, lluvia o cambios brucos de temperatura. Tan solo el fin de semana, las inundaciones ocasionadas por la repentina tormenta dejaron decenas de autos varados, cuyos conductores se vieron sorprendidos por la corriente de agua, así como severos daños por la caída de un espectacular, árboles y estructuras metálicas.

Sin embargo, para que las aseguradoras puedan responder al pago total de las pérdidas ocasionadas por las situaciones antes referidas, es necesario que se conozcan a detalle las pólizas adquiridas en el contrato. Para el caso de automóviles, se requiere una cobertura amplia o contra fenómenos. El costo promedio de ese tipo de seguros, va de los 4 mil a 4 mil 500 pesos al año, dependiendo del modelo y marca del vehículo, para lo cual se tendría que pagar un deducible del 2 y hasta del 5% del total del auto asegurado.

La experta en seguros Xóchitl Padilla, explicó que las pólizas de cobertura amplia quedan sin efectos cuando se actúa de manera ventajosa; «los seguros no se cubren cuando tu como asegurado están agravando el riesgo, ya te metiste al agua y quieres prender el auto, lo mejor sería dejarlo apagado porque estás agravando el riesgo, o incluso estás viendo que está inundado y quieres pasar a fuerzas por ahí, una cosa es que de repente te des cuenta de que llegó el agua y otra que lo provoques», señaló.

Para los hogares y negocios, las pólizas también cubren fenómenos hidrometeorológicos. El costo promedio del seguro es 3 mil pesos al año, sin embargo, depende del tipo de vivienda, superficie y valor de los muebles. También existen seguros para arrendador y arrendatarios, quienes pueden asegurar el inmueble o las pertenencias, según sea el caso, con un costo promedio de mil 500 a 2 mil pesos anuales y hasta de seis mil pesos, respectivamente. «lo más importante es tener un buen asesor porque después vienen los problemas», recomendó.