El segundo grado de primaria y de secundaria son los que acumulan el mayor porcentaje de reprobación en las escuelas de Aguascalientes, con un índice promedio del 8% de la población estudiantil, aunque las causas todavía no se tienen plenamente identificadas, reveló la directora de servicios educativos del IEA, María de Lourdes Carmona Aguiñaga.

“A nivel general, la reprobación en educación básica oscila en un 4 o 5%, sin embargo, se mantiene la política de que un estudiante que se queda en el camino es causa para ocuparse de ello y propiciar que adquieran los aprendizajes acordes a su grado académico”, indicó.

Se presume que las condiciones de la propia edad de los niños y jóvenes que cursan el segundo grado de la educación básica es la causa del mayor índice de reprobación, ya que se distraen mucho más durante sus clases y actividades escolares.

Mientras que los grados con menor porcentaje de reprobación son tercero de secundaria y sexto de primaria, con un promedio de 1.9% y 0.8% de la respectiva población estudiantil.

En la recta final del ciclo lectivo 2017-2018, la funcionaria señaló que se trabaja en los indicadores de eficiencia de primaria y secundaria, que abarca la reprobación y la deserción, por lo cual se realiza un seguimiento de las cifras hasta el momento y se está laborando con los profesores en la evaluación formativa, con el fin de determinar las estrategias para que los niños aprendan lo que deben aprender y cerrar el año escolar sin dificultades.

“APRENDIZAJES CLAVES”. Informó que actualmente suman 16 mil profesores inscritos en el curso de “Aprendizajes claves”, en el cual conocerán a fondo los planes y programas de estudio que entrarán en vigor en el ciclo escolar siguiente. Éste empezó en línea en febrero pasado y los maestros deben cubrir 40 horas de trabajo.

De esos 16 mil inscritos, 7 mil maestros en Aguascalientes han aceptado cursarlo con la modalidad presencial a través de círculos de estudio, aunque quienes lo deseen lo pueden realizar de manera individual y en línea, donde suben sus tareas y una vez que lo concluyen reciben una constancia.

Sin embargo, los maestros que participan en los círculos de estudios obtienen la ventaja de recibir retroalimentación inmediata, dialogan, confrontan ideas y comparten experiencias entre los mismos maestros, lo que favorece el aprendizaje entre ellos.

“En línea también existen los foros de discusión, pero para aquellos que no están muy involucrados con los instrumentos electrónicos y la tecnología, la alternativa de lo presencial les genera mejores resultados en su formación como docentes”, indicó.