CDMX.-Los cuervos se convirtieron en ave fénix anoche en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris.
En el primer año en que el Premio Iberoamericano de Cine Fénix abrió las puertas a las producciones de pantalla chica, la apuesta mexicana de Netflix, Club de Cuervos, se llevó la estatuilla como Mejor Serie de Comedia entre todas las producidas en la región.
“Ya era hora. Las series son una especie de cine extendido. Al final del día la comunidad que hace el cine es la que hacemos las series”, defendió, orgulloso, Luis Gerardo Méndez, protagonista de la historia futbolera.
En total fueron tres las nuevas categorías dedicadas a las series entre los galardones a las mejores producciones de Latinoamérica, España y Portugal: las otras, Ensamble Actoral y Serie de Drama, se las adjudicó Narcos.
“Quiero recordar a Carlos Muñoz, quien murió buscando locaciones para la cuarta temporada de Narcos. A su familia, un abrazo muy grande”, dijo el director colombiano Andrés Baiz, quien habló por la producción.
Una de esas estatuillas en forma de huevo fue entregada por la veterana Verónica Castro, quien estrenará en breve una serie en Netflix, y se reconoció desorientada en unos galardones propiamente de cine.
“Estoy muy nerviosa, es mi primera vez”, admitió, desatando las risas.
Los premios principales de cine de ficción se alejaron de México y fueron a Sudamérica: el argentino Óscar Martínez (El Ciudadano Ilustre) ganó como Actor, mientras que la chilena Daniela Vega lo hizo como Actriz, por Una Mujer Fantástica, producción que también se coronó como Mejor Largometraje y Director (Sebastián Lelio).
La ceremonia, que contó con números musicales de Nortec, Molotov, Natalia Lafourcade y la “Chica Almodóvar” Rossy de Palma con la orquesta de Pérez Prado, careció de alusiones políticas salvo las del mexicano Everardo González.
Su cinta sobre la violencia en México, La Libertad del Diablo, obtuvo Largometraje Documental, Fotografía Documental y Música.
“Hoy que discutimos le Ley de Seguridad Interior, donde mandaremos al ejército a hacer labores policiacas, hoy que se discute o no la amnistía a los cárteles de droga, que esta película abone a que la discusión tenga más de sustento. Que no sea solamente moral y política”, pidió González.
El Premio Fénix de los Exhibidores, destinado a las producciones más taquilleras, fue a parar a la española Un Monstruo Viene a Verme, de Juan Antonio Bayona.
El proyecto también fue el destinatario de Mejor Sonido y Dirección de Arte, ésta última para el mexicano Eugenio Caballero. (Mario Abner Colina/Agencia Reforma)